editorial@ethicalenthis.com

Análisis y Prevención en Criminología Económica

En su dimensión más urbana el dopaje en el ambiente recreativo de los gimnasios representa un problema considerablemente mayor al de los atletas de élite. Probablemente 9.15 millones de personas alrededor del mundo serían consumidores de estas sustancias dopantes anabólicas. La estructura de prevención de las adicciones está diseñada y planeada para las drogas tradicionales. No existen iniciativas de amplio impacto social dirigidas a disminuir el uso sustancias en el deporte recreativo. El tratamiento penal empieza a ser tendencia, penalizando el tráfico de las sustancias, sin criminalizar el consumo. Es un nuevo tipo penal que se suma a la lista de delitos de la Delincuencia Organizada Transnacional (DOT)

En esa zona gris intermedia entre el tráfico de drogas (sic) ilícitas tradicionales y el comercio farmacéutico, está el tráfico de medicamentos para el deporte recreativo.

Una situación a la que algunos países comienzan a prestar atención. Esta es una dimensión del dopaje deportivo que abarca personas a gran escala.

La preocupación por el dopaje deportivo hasta hace poco, parecía estar relacionado únicamente con el ámbito de los atletas de élite.

Aquellos que “viven” del deporte; personas cuya actividad económica es precisamente la práctica deportiva.

Sin embargo, los atletas de élite aunque puedan llamar la atención y en muchos casos sean considerados celebridades; representan proporcionalmente una minúscula parte de la población general.

El ciudadano común probablemente no irá a competir en el Tour de Francia o en las próximas Olimpiadas; pero también se entrena físicamente o realiza actividades deportivas en el ámbito recreativo.

El dopaje deportivo en el ambiente recreativo de los gimnasios representa un problema mayor al dopaje en atletas de élite

En su dimensión más urbana el dopaje deportivo en el ambiente recreativo de los gimnasios representa un problema considerablemente mayor al dopaje en atletas de élite, aunque reciba menor atención mediática y se le de menos relevancia.

Un estudio encargado por el Ministerio de Salud de Alemania en 2017, reveló que, de las 9 millones personas que representan el total de abonados o usuarios de gimnasios en ese país, aproximadamente un 5% ya han consumido anabólicos para mejorar el rendimiento deportivo, es decir 450.000 personas, en su mayoría fisicoculturistas, ya sean profesionales o amateur; y principalmente hombres.

 Las estadísticas indican que la incidencia del dopaje en el fisicoculturismo o bodybuilding y en especialidades cercanas como el fitness, el crossfit, o el levantamiento de potencia es enorme.

 En 2017, según datos de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), de los 1301 controles realizados en competencias de bodybuilding y fitness (la AMA los une), 292 personas dieron positivo a dopaje, es decir un 22% de los competidores. La mayoría correspondió a dopaje con esteroides anabolizantes[1].

Evolución de los positivos en las pruebas antidoping

Extrapolando los resultados estadísticos de los estudios precedentes, a las cifras actuales del número de usuarios o abonados a gimnasios, en Europa con un crecimiento de 3,5% de la industria del deporte en 2019, se alcanzó un total de 62 millones de usuarios de Gimnasios[2].

Si se mantiene que, de estos, un 5% de las personas hace uso de dopaje o anabólicos, esto es un estimado de 3.1 millones de consumidores de anabólicos en Europa.

Siguiendo la misma línea conservadora, tomando en cuenta el total de usuarios de los gimnasios alrededor del mundo, durante el año 2018, según el informe anual publicado por la International Health, Racquet & Sportsclub Association, IHRSA, en el mundo habían 183 millones de usuarios o abonados a Gimnasios[3]; de los cuales probablemente el 5% habría hecho uso de medicamentos anabólicos, es decir: 9.15 millones de personas alrededor del mundo serían consumidores de estas sustancias.

Tráfico de Medicamentos para el Deporte Recreativo

¿Por qué ocurre el dopaje en el deporte recreativo?

Sensación de tener físico de superhéroe

Sensación de tener físico de superhéroe

Los deportistas que acuden a los gimnasios tienen motivaciones más íntimas y personales para recurrir al abuso de sustancias y medicamentos.

Si bien, los atletas de élite reciben recompensas monetarias y beneficios económicos a través de patrocinantes, por las mejoras en el desempeño y las medallas alcanzadas; los deportistas que acuden a los gimnasios tienen motivaciones más íntimas y personales para recurrir al abuso de sustancias y medicamentos.

Por ejemplo:

  • Conseguir una transformación física extrema.
  • Servirse de un “atajo” para mejorar la apariencia física a corto plazo.
  • Aumentar la fuerza o la potencia física.
  • Superar los límites de la naturaleza física humana.
  • Aumentar la autoestima a través de una imagen física más musculosa.
  • Sensación de mayor rendimiento deportivo. Algunos lo describen como sensación de “cuerpo en llamas”
  • Sensación de músculos de acero. Viene descrito como la sensación de “poder detener una bala con los músculos” o sensación de tener el físico de un súper héroe.

El consumo de anabólicos como la testosterona suelen generar una alta dependencia en los usuarios.

La adicción viene dada entre otras cosas por el fluyo de  adrenalina que se genera al realizar un entrenamiento más allá de la capacidad física normal.

Además de la dependencia psicológica, el uso prolongado de testosterona crea también una dependencia corporal o física.

Cuando se interrumpe un tratamiento de testosterona, el funcionamiento hormonal se precipita a niveles bajísimos.

Un hombre adulto en abstinencia, luego del uso prolongado de esta sustancia, puede llegar a tener el nivel hormonal de un recién nacido.

Además de la dependencia psicológica, el uso prolongado de testosterona crea también una dependencia corporal o física.

Todo esto trae como consecuencia un decaimiento en el estado de ánimo de la persona que puede llevarle a la depresión y al suicidio.

Las consecuencias a la salud son significativas. Las personas que usan testosterona como dopaje en deportes recreativos, pueden presentar los siguientes daños:

  • Problemas hepáticos y renales.
  • Fuertes dolores musculares y continuos desgarres.
  • Micro-infartos, ruptura de membranas y micro-rupturas de las arterias.
  • Deterioro o envejecimiento prematuro de los órganos internos. En autopsias de fisicoculturistas entre 40 a 45 años de edad, que han usado testosterona se ha encontrado que sus órganos internos presentan el deterioro de un anciano de 80 a 85 años de edad.
  • Encogimiento de los testículos y consecuente disfunción eréctil.
  • Ginecomastia, cuando el exceso de testosterona se convierte en hormona femenina y crea un aumento del tejido mamario que solo puede ser removido quirúrgicamente.

 

¿Cuál es la política de prevención?

Dopaje en deporte recreativo

Dopaje en deporte recreativo

No existen iniciativas de amplio impacto social dirigidas a disminuir el uso de medicamentos y otras sustancias de dopaje en el deporte recreativo.

La estructura de prevención de las adicciones está diseñada y planeada para las drogas tradicionales: Alcohol, cigarrillos, marihuana, cocaína, heroína, etc.

Hasta ahora no existen iniciativas de amplio impacto social dirigidas a disminuir el uso de medicamentos y otras sustancias de dopaje en el deporte recreativo.

En cuanto a aspectos regulatorios, la Convención Internacional contra el Dopaje en el Deporte de la Organización de Naciones Unidas, ONU del 2007[4] proporciona el marco jurídico para que los gobiernos puedan abordar áreas específicas del problema del dopaje situadas fuera del alcance del movimiento deportivo, lo que incluye el espacio recreativo.

De esta forma, la Convención busca formalizar las normas, políticas y directrices internacionales contra el dopaje, contribuyendo a garantizar la eficacia del Código Mundial Antidopaje de la Agencia Mundial Antidopaje, AMA.

En respuesta al problema, la Interpol ha establecido unidades de investigación específicas contra el tráfico de sustancias de dopaje.

Según lo indicado en el sitio oficial de este organismo, a menudo se considera el dopaje como un delito cometido por una persona a título individual.

Sin embargo, la realidad es que cuando una persona toma sustancias de mejora del rendimiento ilícitas, no es más que una pieza dentro de una red delictiva más amplia.

 El mercado de las sustancias dopantes es un mercado de bajo riesgo y grandes ganancias, por lo que resulta cada vez más atractivo para los grupos de delincuencia organizada de todo el mundo.

La Interpol también alerta a los servicios policiales locales sobre nuevos métodos utilizados en la ocultación de sustancias de mejora del rendimiento o dopaje, para pasar inadvertidas por controles fronterizos[5].

Testosterona

                                                                                                                                                Testosterona

Los investigadores han encontrado que la materia prima para anabolizantes como la testosterona generalmente proviene de China.

Luego las ampollas se confeccionan en laboratorios clandestinos que pueden instalarse con pocos aparatos y a bajo costo. Algunos de estos laboratorios caben en un “armario”.

Se estima que para producir 500 ampollas de testosterona, bastaría con precursores químicos por un valor de 200 € y algunos materiales de laboratorio por un valor de 300 €, que permitirán facturar unos 20.000 €,  pues el precio de venta al público en el mercado negro de la testosterona, es de unos 40 € cada ampolla.

Esta sencilla operación dejaría un margen de ganancia de 19.500 € para un neotraficante de sustancias.

Recientemente en la Guardia Civil Española, desmanteló una de las redes más importantes de tráfico ilegal de eritropoyetina (EPO), una hormona empleada como sustancia dopante y que el grupo obtenía en una clínica de diálisis de Cádiz para después venderla a deportistas nacionales e internacionales a través de al menos siete páginas web[6].

Con esa operación hasta el momento se han bloqueado por lavado de activos/legitimación de capitales más de 800.000 euros en distintas cuentas bancarias y se localizaron más de 70.000 euros en efectivo en el sitio; así como bienes muebles e inmuebles de la organización criminal.

Es importante considerar que según datos del Instituto de Análisis del Dopaje y Bioquímica del Deporte de Alemania, casi la mitad de las sustancias de dopaje provenientes del tráfico de medicamentos o de laboratorios clandestinos, no contienen lo que dicen tener.

Casi la mitad de las sustancias de dopaje provenientes del tráfico de medicamentos o de laboratorios clandestinos, no contienen lo que dicen tener.

Se estima que entre un 40% a 50% de estas sustancias han sido adulteradas.

Algunas presentan otros agentes activos, dosis más altas o más bajas de las indicadas, o están compuestas por cócteles de sustancias.

Todo esto las hace aún mas peligrosas para la salud.

Todavía no hay enfoque global en el marco regulatorio y las sanciones contra el tráfico de sustancias de dopaje.

Sin embargo, el tratamiento penal empieza a ser tendencia, penalizando el tráfico de las sustancias, sin criminalizar el consumo. De modo similar al marco regulatorio de otras drogas.

 

Veamos un comparativo del marco regulatorio anti dopaje en algunos países:

Marco regulatorio antidopaje

                                                                                      Marco regulatorio antidopaje

COLOMBIA (Proyecto de Reforma Septiembre 2019):

  • De 2 a 6 años de cárcel y multa de hasta 750 salarios mínimos mensuales a quienes suministren, formulen, apliquen o administren ilegalmente drogas o medicamentos destinados al dopaje.
  • No se hace referencia al deportista, sea este profesional u aficionado, como agente activo en la conducta punible del dopaje. La norma solamente le sería aplicable cuando actué bajo uno de los verbos rectores arriba detallados.

MÉXICO:

  • Declara el dopaje deportivo un problema de interés público.
  • El resultado positivo de dopaje es castigado con sanciones administrativas, como multas y suspensión de la actividad deportiva.
  • El enfoque inconsistente de las sanciones obliga al legislador a recurrir a normas complementarias como las aplicables contra las drogas.

ESPAÑA:

  • Pena de prisión de 6 meses a 2 años e inhabilitación para la actividad deportiva de 6 meses hasta 18 meses para los atletas.
  • Inhabilitación para el ejercicio de la actividad de 2 hasta 5 años a quienes prescriban, proporcionen, dispensen, suministren, administren, ofrezcan o faciliten sustancias de dopaje a los deportistas. 

FRANCIA:

  • Pena de prisión de hasta 5 años y multa de hasta 75 mil Euros a los promotores del dopaje.
  • Pena de prisión de hasta 7 años y multa de hasta 150 mil Euros cuando los promotores del dopaje actúan en el seno de organizaciones criminales o grupos organizados.
  • La ley antidopaje es aplicable a quien suministre estas sustancias en animales (Por ejemplo, caballos para competencias hípicas u otros animales).

ITALIA:

  • Reclusión de 3 meses hasta 3 años y multa de 2.500 Euros a 51.600 Euros a quien suministre, procure, utilice o favorezca el dopaje. (Sanción aplicable igualmente al atleta así como a los promotores del dopaje).
  • Se sanciona también la posesión de estas sustancias.
  • Cuando el involucrado sea un profesional de la salud, es considerado un agravante al delito.
  • La jurisprudencia italiana ha sancionado casos de dopaje aplicando el tipo penal “fraude deportivo y estafa”.

ALEMANIA:

  • Prisión de hasta 3 años para los atletas.
  • Prisión de hasta 10 años para los promotores del dopaje, así como quienes comercialicen o trafiquen con estas sustancias.
  • Crea unidades especiales de investigación de dopaje deportivo en el Ministerio Público,

Como hemos visto en Alemania desde la entrada en vigor de la Ley Antidopaje en 2015, se penaliza con hasta 10 años de prisión para las personas que formen parte de una red criminal de sustancias de dopaje.

Además se conformaron unidades específicas antidopaje en el Ministerio Público con óptimos resultados.

Por ejemplo, la Fiscalía Antidopaje de Münich, perteneciente a la División de Crimen Organizado, consiguió entre 2015 y 2017, un total de 700 sentencias a traficantes de estas sustancias.

El tráfico de medicamentos para el dopaje, especialmente en el ámbito del deporte recreativo; es un nuevo tipo penal que se suma a la lista de delitos de la Delincuencia Organizada Transnacional (DOT) y al cual debemos estar atentos.

 

Recomendamos:

Documental Dopaje Deportivo; Fuera de control. DW. 2017.

https://www.youtube.com/watch?v=qCmSd3kTf58