editorial@ethicalenthis.com

Análisis y Prevención en Criminología Económica

Todavía hoy en muchos lugares la criminología enfoca su objeto de estudio en el perfil criminal de quien está al interno de un centro penitenciario. Observando datos europeos de la población penitenciaria por delitos económicos y financieros, corrupción, etc., por ejemplo, en Italia estos delitos representan solo el 0,6% de los reclusos. El vacío es más amplio si se piensa a los delincuentes que habiendo incurrido en estas conductas, consiguen beneficios procesales, sanciones sustitutivas, fianzas y otras medidas; sin pisar nunca una cárcel. A continuación enumeramos una lista enunciativa más no limitativa, de algunos delitos olvidados de la criminología.

Cuando se piensa en el comportamiento criminal la mayoría de las personas recurren a conceptos y estereotipos de pobreza, violencia, deterioro y degrado social, como si el escenario – situación de la delincuencia estuviera circunscrito a los delitos comunes que ocurren mayormente en un contexto socio-económico específico.

Esto puede ser consecuencia de otra idea preconcebida: delincuente y cárcel. Todavía hoy en muchos lugares la criminología enfoca su objeto de estudio en el perfil criminal de quien está al interno de un centro penitenciario.

Si observamos algunos datos europeos de la población penitenciaria con sentencia condenatoria definitiva por delitos económicos y financieros, legitimación/ blanqueo de capitales, tráfico de información privilegiada, falsa contabilidad, corrupción u otros delitos contra el patrimonio público, por ejemplo, en Italia estos delitos representan solo el 0,6% de los reclusos, en Alemania la cifra es del 11%, en España del 3,1% y Gran Bretaña del 1,9%.[1]

El vacío es más amplio si se piensa a los delincuentes que habiendo incurrido en conductas tipificadas como delito y punibles penalmente con pena privativa de libertad, consiguen beneficios procesales, sanciones sustitutivas, fianzas y otras medidas; sin pisar nunca una cárcel.

No me refiero solamente a los “poderosos” o a los delincuentes de “cuello blanco” de Sutherland, que termina siendo un concepto abusado con el que se pretende etiquetar a todo aquel que no encaja en otros delitos.

En 1939 Edwin H. Sutherland, ya entreveía que la criminología y la sociología (siendo él, presidente de la American Sociology Society) no habían dado suficiente atención al comportamiento delictivo fuera de cuestiones como la pobreza, la desestructuración social o los desórdenes mentales.

Aprovechando la confianza que le otorga su estatus y valiéndose de la oportunidad para delinquir que le brinda el puesto que ocupa, incurre en actividades que le generan ganancias fraudulentas.

Sutherland se sirvió de una representación metafórica cuando creó el concepto de “delito de cuello blanco”, para referirse al delito cometido por un individuo profesional o de los negocios con un alto estatus social y económico, el cual aprovechando la confianza que le otorga su estatus y valiéndose de la oportunidad para delinquir que le brinda el puesto que ocupa, incurre en actividades que le generan ganancias fraudulentas.

El punto distintivo de este delincuente es que ya posee un nivel social y económico alto, que en principio, no debería presionarlo mucho para buscar dinero, pero cuanto menos hacerlo por medios fraudulentos.[2]

Se describen como grandes directivos, financieros del alto standing, profesionales muy valorados y reconocidos que generalmente suelen disfrutar de buenas condiciones de vida, con una economía personal muy solvente y con todas las comodidades y lujos que le otorgan, en mayor o menor medida, su condición de profesional exitoso.

Aunque el delincuente de “cuello blanco” pueda ser vigente, no significa que deba generalizarse e incluir en ese Tipo al gran abanico de nuevas tipologías delictivas hodiernas.

Aunque el delincuente de “cuello blanco” basado en la teoría de la asociación diferencial de Sutherland pueda ser vigente, esto no significa que deba generalizarse e incluir en ese Tipo, al gran abanico de nuevas tipologías delictivas hodiernas que sin ser delitos de los “poderosos”, pueden igualmente generar grandes cantidades de riquezas, contactos e influencia, como para mantenerse al margen del alcance de la Ley y de quien estudia al delito y el delincuente

Es así que llegamos a una sarta de delitos olvidados de la criminología, de los que muy pocos se ocupan con el rigor científico de esta ciencia social y que abarcan no solo a los delitos típicamente “sutherlandiandos” o de “cuello blanco”, sino también a otros delitos de peligro abstracto,[3] aquellos en los cuales no se requiere expresamente la efectiva situación de peligro, sino que el fundamento de su castigo es la exposición a un riesgo.[4]

Víctimas Abstractas

Víctimas Abstractas

Han quedado también olvidados los delitos donde no se logra individualizar una víctima concreta y donde el objeto del daño es difuso en la sociedad, como adviene con las victimas colectivas o victimas abstractas. Un tipo de delito que en ocasiones queda subsumido a la errada noción de crimen sin victima.[5]

Igualmente, la violencia más allá de aquella física como vector de agresión contra derechos fundamentales, la violencia de segundo tipo[6] que cercena las libertades políticas, económicas, sociales y culturales. Estas particulares formas de violencia merecen la atención de la criminología.

A continuación enumeramos una lista enunciativa más no limitativa, de algunos delitos olvidados de la criminología:

 

  1. Delitos Económicos:

Actos delictivos cometidos con engaño con el objeto de buscar un beneficio propio en perjuicio de terceros.

En términos generales, el Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL) define los delitos económicos como «actos delictivos cometidos con engaño con el objeto de buscar un beneficio propio en perjuicio de terceros, tales como la apropiación indebida de activos, la manipulación contable, la estafa, el soborno y la corrupción, el blanqueo de dinero, el fraude fiscal, la posición abusiva de mercado, etcétera»[7].

 

Sin embargo, la cantidad y variedad de delitos económicos recogida por el Código Penal, como veremos a continuación, es realmente amplia.

 

  • El hurto, El robo, La extorsión, La usurpación, La apropiación indebida.
  • La estafa: cuando con ánimo de lucro, se ha uso de «engaño bastante para producir error en otro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno».
  • La administración desleal, cometido por quien, «teniendo facultades para administrar un patrimonio ajeno, emanadas de la Ley, encomendadas por la autoridad o asumidas mediante un negocio jurídico, las infrinjan excediéndose en el ejercicio de las mismas y, de esa manera, causen un perjuicio al patrimonio administrado».
  • Defraudaciones de fluido eléctrico y análogas.
  • Delito de insolvencias punibles.
  • Delitos relativos a la propiedad intelectual
  • Delitos contra la propiedad industrial, en este caso referidos a las patentes y a su uso no autorizado y el espionaje industrial.
  • El desabastecimiento de productos y materias primas en el mercado con la intención de alterar los precios o perjudicar a los consumidores.
  • La sobrefacturación o facturación cantidades superiores a las reales «por productos o servicios cuyo costo o precio se mida por aparatos automáticos, mediante la alteración o manipulación de éstos».
  • Los delitos aduaneros, el contrabando y la manipulación de información arancelaría en los procesos de importación/exportación de productos.
  • Los delitos solitarios, como el falseamiento de cuentas u otros documentos de carácter económico o jurídico por parte de los administradores de una sociedad con el fin de causar un perjuicio económico, o negar a un socio sus derechos, o imponer acuerdos abusivos con ánimo de lucro propio o ajeno perjudicando al resto de socios sin que repercutan beneficios a la sociedad y haciendo valer su situación mayoritaria.
delitos solitarios

2. Delitos Financieros:

El delito financiero es un delito contra la propiedad cometido típicamente contra o a través de los bancos e instituciones financieras.

  • El falseamiento, por parte de administradores de una sociedad de emisora de valores, de la información económico-financiera de los folletos o la información que la sociedad debe publicar y difundir conforme a la legislación del mercado de valores, con el fin de captar inversores o depositantes, obtener financiación o colocar activos financieros.
  • Manipulación de dispositivos financieros, ATM, POS y otros para la realización fraudulenta de operaciones.
  • Duplicado de tarjetas de debito o crédito (skimming).
  • La sustracción de datos personales, contraseñas, numero de cuentas y otros datos para obtener fondos fraudulentamente con medios de pago Online (phishing)
  • Fraude bancario a través de medios digitales.
  • Falsificación, adulteración o defraudación con cheques.
  • Manipulación, adulteración o falsificación de documentos para la obtención fraudulenta de financiamientos.

 3. Delitos Tributarios y Fiscales:

Dentro de la categoría de delitos fiscales en el concepto de la OCDE[8], se incluye una amplia gama de actividades u acciones criminales que pretenden defraudar al gobierno, más allá de los aspectos netamente tributarios.

  • Celebrar un acuerdo para que un sujeto no pague impuestos.
  • Cometer evasión fiscal como miembro de un grupo.
  • Comisión comercial de evasión fiscal.
  • Uso ilegal de herramientas de software externas o programas de eliminación de ventas (zapper).
  • Suplantación de identidad.
  • Los países también deben criminalizar el acto de ayudar, instigar, facilitar o permitir la comisión de un delito fiscal por otros, o la conspiración para cometer un delito fiscal (“accesorios”), como las acciones tomadas por facilitadores profesionales.
  • Evasión y defraudación de otras contribuciones al Estado más allá de los impuestos, tales como: provisión de servicios de salud, educación, entre otros.
  1. Delitos Contra el Patrimonio Público:

Aquéllos destinados a menoscabar los activos, bienes y derechos de una institución pública, con ánimo de lucro, ya sea propio o en beneficio de un tercero.

  • Corrupción en varias de sus formas, entre ellas:
  • Peculado por apropiación, uso, aplicación oficial diferente y culposo.
  • Conflicto de intereses del servicio publico.
  • Desvío de Recursos.
  • Uso personal, directa o indirectamente de los bienes públicos.
  • Cohecho activo y pasivo, soborno a jueces o funcionarios.
  • Receptación de fondos públicos, en el que sin haber intervenido ni como autor, ni como cómplice, ayude a los responsables a aprovecharse de los bienes o fondos públicos, los reciba, adquiera u oculte.
  • Daños a bienes o espacios públicos.
Armas de destrucción masiva

                                                                                                                                     Armas de destrucción masiva

  1. Delitos contra el orden político-socio- económico y financiero:

Son aquéllos cuyas consecuencias lesionan intereses globales o colectivos de la vida económica de un Estado y/o ente supranacional, al punto de vulnerar las características del poder político como son la universalidad, inclusividad y exclusividad.

  • Delincuencia Organizada Transnacional.
  • Legitimación de capitales.
  • Terrorismo y financiamiento al terrorismo.
  • Delito de proliferación de armas de destrucción masiva y su financiamiento.
  • Corrupción Pública.
  • Corrupción privada o corporativa.
  • Alteración de precios en concursos y/o subastas públicas o privadas con el fin de manipular los valores de referencia.
  • Corrupción deportiva, como por ejemplo «predeterminar o alterar de manera deliberada y fraudulenta el resultado de una prueba, encuentro o competición deportiva de especial relevancia económica o deportiva».
  • Delito de sustracción de cosa propia a su utilidad social o cultural, es decir, destruir, inutilizar, dañar una cosa propia de utilidad social o cultural, o sustraerla de su interés a la comunidad.
  • Delito de receptación, cometido por quien «con ánimo de lucro y con conocimiento de la comisión de un delito contra el patrimonio o el orden socioeconómico, en el que no haya intervenido ni como autor ni como cómplice, ayude a los responsables a aprovecharse de los efectos del mismo, o reciba, adquiera u oculte tales efectos».
  • Delito de financiación ilegal de los partidos políticos, en relación a la recepción de donaciones o aportaciones destinadas a un partido político, federación, coalición o agrupación de electores.
  • Delitos tributarios y fiscales.
  • Delitos medioambientales tales como la emisión o el vertido ilegal de sustancias al aire, el agua o el suelo; el comercio ilegal de sustancias que agotan la capa de ozono, el traslado o vertido ilegal de residuos.
  • Delitos contra la seguridad de datos personales en violación a los procedimientos establecidos en el RGPD o leyes análogas en lo referente a la: recogida, registro, organización, estructuración, conservación, adaptación o modificación, extracción, consulta, utilización, comunicación, transmisión, difusión o cualquier otra forma de acceso ilícito, cotejo o interconexión, limitación, supresión o destrucción.
  1. Delitos de Delincuencia Organizada Transnacional, DOT

La delincuencia organizada es la actividad delictiva de un grupo estructurado de tres o más personas que existe durante cierto tiempo y que actúa concertadamente con el propósito de cometer uno o más delitos graves o delitos tipificados con arreglo a la Convención de Palermo, ONU[9], con miras a obtener, directa o indirectamente, un beneficio económico, político u otro beneficio de orden material.

Se sanciona penalmente la asociación, conspiración o confabulación bajo la forma estructurada de grupo de delincuencia organizada transnacional, DOT.

En conformidad con el protocolo de Palermo, se sanciona penalmente la asociación, conspiración o confabulación bajo la forma estructurada de grupo de delincuencia organizada transnacional, DOT, independientemente de que se compruebe o no, la participación directa o indirecta en las actividades delictivas de la organización.

Las principales actividades de los grupos de Delincuencia Organizada Transnacional, DOT:

  • Tráfico de drogas ilícitas.
  • Tráfico de armas.
  • Falsificación y contrabando.
  • Tráfico de personas.
  • Tráfico de menores.
  • Terrorismo.
  • Tráfico de órganos.
  • Tráfico de vida salvaje, animales y plantas.
  • Legitimación de capitales u operación con recursos de procedencia ilícita
  • Robo de vehículos.
  • Secuestro.
  • Pornografía Infantil.

Como hemos dicho, esperamos que la criminología pueda aplicar el rigor científico y metodológico del paradigma de la complejidad, para estudiar este nuevo escenario – situación. Desde luego, considerando la máxima jurídica “Nullum crimen, nulla poena, sine praevia lege”, observando y respetando los detalles y particularidades en la tipificación penal local, pero entendiendo también que como consecuencia de la globalización y el riesgo global, los Estados han perdido progresivamente el monopolio en la creación del Derecho Penal y se han visto obligados a través de distintos instrumentos supranacionales y de las necesidades de regulación del mercado transnancional, a normas cada vez preponderantemente simíles.

[1] https://www.ilfattoquotidiano.it/2016/03/08/carcere-in-italia-solo-lo-06-dei-detenuti-e-condannato-per-reati-finanziari/2527597/

[2] https://conductafraude.com/teoria-de-la-asociacion-diferencial-en-el-delito-de-cuello-blanco/

[3] https://es.wikipedia.org/wiki/Delito_de_peligro

[4] Derecho Penal del Enemigo. https://lpderecho.pe/descargue-pdf-derecho-penal-enemigo-gunther-jakobs-cancio-melia/

[5] https://es.wikipedia.org/wiki/Crimen_sin_v%C3%ADctima

[6] Bayardo Ramírez Monagas. https://ethicalentis.com/delincuencia-organizada-transnacional-dot/

[7] http://omal.info/spip.php?article4830

[8] https://www.oecd.org/tax/crime/lucha-contra-los-delitos-fiscales-los-diez-principios-globales.pdf

[9] https://www.unodc.org/pdf/cld/TOCebook-s.pdf

Pin It on Pinterest