editorial@ethicalenthis.com

Análisis y Prevención en Criminología Económica

Las empresas aseguradoras forman parte del sistema financiero, por lo cual tienen una incidencia significativa en los otros actores del sistema, principalmente en los bancos, ya que el dinero de las operaciones de seguros pasa por las instituciones bancarias. El asegurado es el débil jurídico ante las prácticas empresariales fraudulentas de las aseguradoras por tanto, su debida tutela por parte del Estado debe ser prioritaria, evitando que sea expuesto a daños materiales o morales.

La actividad principal de una empresa de seguros es asegurar la vida (salud) o el patrimonio de terceros, mediante un contrato que sirve como vínculo legal por el cual se someten las partes: asegurado y asegurador, así como coasegurar y reasegurar ante otras empresas de seguros y reaseguros, respectivamente.

Todo esto se perfecciona cuando se cancela la Prima, que es valor inicial que debe pagar el asegurado para obtener el servicio ofrecido por la empresa de seguros.

Las empresas aseguradoras forman parte del sistema financiero, por lo cual tienen una incidencia significativa en los otros actores del sistema financiero, principalmente todo en los bancos, ya que el dinero de las operaciones de seguros pasa por las instituciones bancarias.

En el caso de una empresa de seguros su principal pasivo u obligación es el Asegurado

La estructura contable – financiera de una empresa de seguros difiere un poco de una compañía convencional, como por ejemplo de una sociedad mercantil que se dedique a  la manufactura, ya que en el caso de una empresa de seguros su principal pasivo u obligación es el Asegurado, éste surge al cobrarse la Prima e inmediatamente la aseguradora deberá crear una Reserva Técnica, provisión o pasivo que a futuro hará frente al siniestro que eventualmente ocurra.

La Reserva Técnica es un procedimiento habitual en cualquier parte del mundo y así lo establecen todas las regulaciones financieras del sector asegurador.

Estas Reservas Técnicas deben estar respaldadas por Inversiones o Activos aptos para su representación, es decir que puedan ser realizables o convertibles fácilmente en dinero para sufragar alguna contingencia vinculada a los siniestros.

A continuación presento en términos sencillos los principales fraudes de descapitalización más comunes que se pueden cometer en una empresa aseguradora y como éstas actividades fraudulentas perjudican al asegurado.

De igual manera, se ofrecen algunas recomendaciones prácticas a fin de detectar y minimizar los riesgos de estos fraudes.

Las prácticas que se describen más adelante son de carácter contable y administrativo con incidencias legales y en algunos casos penales.

A continuación:

asientos contables sin soportes
  1. Fraude en asientos contables de las cuentas bancarias

Se crean asientos contables sin soportes con notas de créditos, transferencias o depósitos en los libros contables, sin que estos se encuentren sustentados en estados de cuentas o en el histórico de la cuentas bancarias, por lo que los saldos se encuentran sobrevalorados o “maquillados” de un dinero que jamás existió. De igual modo esto puede ocurrir a través de productos financieros tales como Depósitos a Plazo Fijo, DPF falsos o que fueron transferidos a otras cuentas bancarias ajenas a la empresa de seguros y que se encuentran registrados contablemente.

Recomendación: Revisar periódicamente las conciliaciones bancarias y prestar atención a las partidas pendientes por conciliar, reflejadas en los saldos según libros contables. Depurar cada tres meses estas partidas pendientes de conciliación. En el caso de un DPF, se debe solicitar al Banco custodio su debida certificación firmada y sellada por la persona legalmente responsable de emitirla.

 

  1. Fraude con valores públicos y privados (instrumentos del mercado de capitales)

Se registran documentos o certificaciones de valores públicos o acciones privadas falsas en la contabilidad, por lo que el activo de la aseguradora se encuentra sobrevaluado; por otra parte los intereses o rendimientos que generan esos instrumentos financieros son mal calculados o nunca se registran contablemente y/o son redirigidos hacia terceros o directamente a empleados o Directivos de la empresa aseguradora. También puede darse el caso que en el cálculo de los intereses sean por debajo de su valor real surgiendo una diferencia contable, siendo ésta transferida a cuentas bancarias distintas a las de la empresa de seguros.

Recomendación: Solicitar a la institución financiera o empresa custodia de esos instrumentos financieros su debida certificación firmada y sellada por la persona legalmente responsable de emitirla. En cuanto a los intereses generados por los instrumentos del mercado de capitales, se deben revisar los cálculos efectuados así como su adecuado registro en la contabilidad y cotejarlo con los atributos legales que establece el instrumento financiero.

 

  1. Fraude con Activos Fijos

En especial los inmuebles de los predios urbanos o edificaciones los cuales son utilizados como una Inversión para la representación de las Reservas Técnicas (definidas anteriormente), ocurre con frecuencia que estos bienes están sobrevalorados de su valor real. Este rubro es muy susceptible de estar “maquillado” o inflado en la contabilidad de una aseguradora. Las certificaciones de los peritos valuadores que muestran el valor actual del inmueble pueden estar muy subjetivamente condicionadas por las exigencias de las dirigentes o accionistas de las empresas de seguros. Todo depende de la ética del perito en aceptar o no las condiciones que exige la aseguradora. Puede darse el caso que exista un entramado de empresas que pertenezcan a los mismos accionistas de la aseguradora y entre éstas se efectúen permutas o ventas simuladas con carácter especulativo de los inmuebles registrando ganancias no razonables en la contabilidad de la Aseguradora. Se han visto casos en los que esta situación es repetitiva casi de forma indefinida, con el objetivo de reflejar un resultado financiero favorable pero no real, de los activos de la empresa asegurada.

De igual forma puede ocurrir que la empresa de seguros venda el bien inmueble muy por debajo del precio de mercado, con el objetivo de beneficiar a esa sociedad mercantil – empresa, con razón social distinta, pero relacionada con los mismos accionistas, todo esto representa una actividad contraria a la Ley y un fraude que desmejora la operatividad y resultado técnico de la empresa seguradora.

Así mismo pueden existir inmuebles que estén registrados en la contabilidad pero que no existan realmente.

Recomendación: Solicitar los documentos de propiedad y que estos estén refrendados por el registro inmobiliario de la zona, a fin de evitar que sean falsos. Comparar los informes de peritaje con los precios de referencia del mercado inmobiliario en la zona específica, no debería existir mucha diferencia entre estos valores. Es posible a nivel macro-regulador, considerar la emisión de normativas por parte del ente regulador, que prohíban las transacciones económicas de este tipo entre empresas relacionadas directamente (mismos accionistas), a fin de disminuir la proliferación de esos entramados de sociedades mercantiles que puedan cometer fraudes con la venta o permutas de inmuebles.

 

  1. Fraude con cuentas comerciales por cobrar

 En ocasiones se realizan prestamos a entramados de sociedades mercantiles relacionadas directamente con la empresa aseguradora (mismos accionistas), que registran cuentas comerciales por cobrar con la finalidad de aportar fondos a la(s) otra(s) empresa(s), sin crear su respectiva provisión, ni hacer la gestión de cobranzas, en virtud de la relación accionaria existente. El uso recurrente de esta práctica descapitaliza a la aseguradora ya que en su mayoría, las obligaciones no son canceladas por la empresa deudora. En algunos países sus regulaciones prohíben esta actividad.

Recomendación: Solicitar los documentos constitutivos-accionarios y los estatutos legales de la empresa a la cual se le va a otorgar el préstamo y verificar con la mejor debida diligencia, quienes son los accionistas, directivos y beneficiario final que conforma la empresa a la cual se les otorgará el crédito. Cuando se crea la cuenta por cobrar comercial o préstamo, se debe hacer un llamado de atención o alerta de seguimiento para la Gerencia. Es importante documentar muy bien estos préstamos conforme a las regulaciones nacionales con la finalidad de minimizar los riesgos de fraude.  Si es posible se deberá pedir algún tipo de garantía.

 

  1. Fraude a través de las Fianzas

Este es un tema delicado. Las empresas de seguros que otorgan fianzas deben exigir un aval o garantes para estas operaciones y en algunos casos se exigen contra-garantes, con el objeto de  hacer frente ante la ejecución por parte del acreedor en caso de incumplimiento por parte del afianzado.

La práctica de fraude más recurrente es cuando las empresas que sirven como garantes y contra- garantes, son las empresas “fachadas”, empresas de maletín o empresas fantasmas, por tanto, cuando se quiere ejecutar la fianza, la aseguradora no tiene como responder hacia el acreedor y queda descapitalizada.

Recomendación: Solicitar todos los documentos constitutivos-accionarios y los estatutos legales, declaraciones de impuestos sobre la renta, estados financieros auditados por una firma de contadores públicos independientes y cualquier otro documento que a juicio del auditor pueda servir para verificar la legitimidad de la operación.

 

  1. Fraude a través de las Reservas Técnicas

Esta es la modalidad más recurrente en el sector asegurador. Las empresas aseguradoras cobran la Prima, pagan al corredor o intermediario de seguros en efectivo su respectiva comisión a fin de evitar algún tipo de registro contable y administrativo, no emiten recibo de la Prima y por último no Provisionan la Reserva o el Pasivo a favor del asegurado, por lo tanto no se crea la Reserva Técnica. Se apropian indebidamente del dinero proveniente de la Prima y el asegurado queda completamente vulnerable ante su derecho contractual con la empresa aseguradora.

Recomendación: El asegurado debe siempre solicitar a la empresa o al intermediario de seguros el recibo de pago de la Prima con sus debidos soportes, firmados y sellados. El departamento actuarial debe estar vigilante y cotejar las primas netas cobradas con el cálculo de su provisión para las Reservas Técnicas.

unidades de auditoría interna

Desde luego todas las medidas de prevención a promover deben ir de la mano con las recomendaciones de la unidad de auditoría interna

Espero que estas recomendaciones sean útiles para disminuir los riesgos de fraudes y descapitalización en las empresas de seguros. Desde luego todas las medidas de prevención a promover deben ir de la mano con las recomendaciones de la unidad de auditoría interna de las empresas de seguros en conjunto con los órganos supervisores del Estado de cada País.

Las unidades de auditoría interna deben efectuar contralorías que pongan freno a estas prácticas y en caso de hallazgos de situaciones fraudulentas, se deben notificar a los organismos supervisores y fiscales con el objetivo de emprender directrices que protejan sobretodo al asegurado.

La unidad de auditoría interna debe velar por la sanidad técnica, económica, financiera y legal de la empresa aseguradora.

El asegurado es el débil jurídico ante las prácticas empresariales fraudulentas de las aseguradoras por tanto, su debida tutela por parte del Estado debe ser prioritaria, evitando que éste sea expuesto a daños materiales o morales.  

Linkedin: https://url2.cl/rpdN2

Contacto email: carlospahic@hotmail.com

 

 

 

Puede ser de su interes: El negocio de las drogas ilícitas en tiempo de pandemia