editorial@ethicalenthis.com

Análisis y Prevención en Criminología Económica

Por: Raquel Rondón, Editora.

Herbalife Nutrition Ltd., se define como una corporación de marketing multinivel que opera internacionalmente y distribuye en 95 países. Las acusaciones sostienen que se trata de una estructura piramidal y que las ganancias provienen del ingreso de nuevos distribuidores y no de la venta de productos. El 80% de las personas fracasa. Solo el 5% de las personas reciben ganancias significativas, esto en perjuicio de los muchos que están abajo y que no solo no ganan: pierden.

¿Puede un fraude extenderse por una, dos, tres décadas o más, sin que nadie intervenga?

 

En la historia de Herbalife, las intervenciones, acusaciones, demandas y sanciones a su modelo de negocio piramidal han sido muchas. Sin embargo, hasta ahora ninguna medida ha derivado en su cierre definitivo.

Y no es la primera vez que una gran estafa se esconde a largo plazo ante los ojos de Wall Street y de los reguladores norteamericanos.

Ha ocurrido otra veces, como por ejemplo el caso de Bernie Madoff, quien defraudó a miles de personas a través de un esquema Ponzi que inició en 1970 y duró 38 años, hasta que la crisis del 2008 ejerció presión sobre sus operaciones e hizo derrumbar toda la fachada.

Herbalife Nutrition Ltd., se define como una corporación de marketing multinivel que desarrolla, promociona y vende productos relacionados con la nutrición, el control de peso, las dietas deportivas y el cuidado personal.

La compañía fue fundada por el empresario Mark R. Hughes en 1980. Actualmente es una empresa de capital abierto, cotiza en la Bolsa de Nueva York y pertenece al Nasdaq.

Sus oficinas principales están en Los Ángeles, California, Estados Unidos. Sin embargo, su domicilio fiscal tiene sede en Islas Caimán, territorio ultramar de Reino Unido.

Herbalife opera internacionalmente y distribuye sus productos en 95 países del mundo a través de una red de aproximadamente 3,2 millones de personas, a quienes califica como “distribuidores independientes”, sin vinculo laboral específico, ni contrato de trabajo.

Los distribuidores de Herbalife, no son socios, las acciones de la compañía están en manos de inversionistas privados, principalmente del magnate Carl Icahn y su compañía Icahn Enterprises, accionista de Herbalife desde finales de 2012 y beneficiario final del flujo económico de Herbalife.

Cristiano Ronaldo Imagen patrocinada por Herbalife

Cristiano Ronaldo Imagen patrocinada por Herbalife

Los grandes montos destinados a publicidad de Herbalife son parte de su estrategia para legitimar su apariencia.

Por ejemplo, entre el 2013 al 2018 Herbalife pagó más de 15 millones de dólares al futbolista Cristiano Ronaldo[1] como imagen de la compañía.

Otras figuras deportivas como Lionel Messi, equipos de futbol, torneos de tenis, equipos de fórmula 1, entre muchas otras actividades deportivas, han recibido importantes sumas de dinero proveniente de Herbalife a cambio de prestaciones publicitarias.

Las ganancias de la compañía provienen del ingreso de nuevos distribuidores y no de la venta de los productos que promocionan.

Las acusaciones contra Herbalife sostienen que se trata de una estructura piramidal y que las ganancias de la compañía provienen del ingreso de nuevos distribuidores y no de la venta de los productos que promocionan.

Los nuevos distribuidores deben hacer una inversión inicial que ronda entre los $55 a $100 aproximadamente, en productos que cuestan 4 o 5 veces más que otros similares en el supermercado o en la farmacia.

Estos productos no llegan a venderse fuera del canal de distribución de Herbalife, es decir, no existen auténticos consumidores, pues los productos no llegan al mercado fuera de la red.

La producción no responde a una demanda o necesidad del mercado.

Es por esto que las ganancias de Herbalife se sostienen con el ingreso de fondos de los nuevos distribuidores independientes y no de una auténtica venta de productos.

Los nuevos distribuidores son instados a invertir siempre más para alcanzar un siguiente escalón en el multinivel: supervisor.

Para ello deben adquirir una caja surtida de productos a un costo aproximado de 3000 dólares, los cuales en teoría pueden consumir, vender o usar para promocionar (regalar).

Sin embargo, es difícil vender estos productos fuera del canal de distribución pues su precio altamente desproporcionado no es competitivo.

Con una secuencia de crecimiento exponencial hacia abajo, teóricamente hasta el infinito. Herbalife tiene 3.200.000 de personas en esa estructura multinivel.

Los supervisores, así como los nuevos distribuidores tienen la tarea de inserir un mínimo de cinco personas como distribuidores en su línea sucesiva o donwline, generándose una comisión por las ventas que estos nuevos reclutas hagan. Así mismo, estos deberían inserir cada uno a otras cinco personas, quienes también abrirán debajo un nueva línea – donwline– de distribuidores de por lo menos otras cinco personas cada uno, y así se va creando la pirámide, con una secuencia de crecimiento exponencial hacia abajo, teóricamente hasta el infinito. Según datos oficiales, Herbalife tiene 3.200.000 de personas en esa estructura multinivel.

A los nuevos distribuidores se les ofrece la oportunidad de negocios con Herbalife como la posibilidad de emprender una actividad “propia”, con la oferta engañosa de ganar alrededor de $42.000 al mes.

En realidad, las personas no emprenden una actividad “propia”, ya que deben jugar bajo las reglas de Herbalife.

Los intentos de vender el producto sin invitar al comprador a convertirse en distribuidor son criticadas, así como cualquier otra iniciativa distinta al modelo de negocios de Herbalife.

Todos los distribuidores tienen la obligación de comprar un cierto volumen de productos mínimos mensuales para poder mantenerse en la estructura de Herbalife y consecuentemente percibir las regalías y comisiones ofrecidas, de parte de quienes están bajo su línea.

A los nuevos reclutas se les presenta una estructura multinivel mucho más plana de lo que en realidad es.

Se les dice que está compuesta de 5 o 6 niveles, por ejemplo: 1) Nivel Distribuidor;  2) Supervisor; 3) Equipo del Mundo; 4)Equipo de Expansión Global-GET; 5) Equipo Millonario; 6) Equipo del Presidente.

Sin embargo, si se considera que la estructura existe desde hace casi 40 años, y que en ella hay más de tres millones de personas; es lógico deducir que un nuevo distribuidor tal vez esté en realidad en un escalón 20 o 30 de la pirámide.

Promesa de ganancias engañosa en herbalife

                                                                                                                                                        Promesa de ganancias engañosa

La promesa sobre las ganancias también es engañosa, incluso cuando algunos antiguos integrantes de la organización lo afirmen, por lo general es mentira.

Si pueden llegar a percibirse algunas ganancias, pero no llegan a ser significativas.

Según datos auditados de Herbalife por las autoridades estadounidenses:

  • El treinta por ciento (30%) de los integrantes de la estructura de Herbalife no obtiene ningún tipo de ganancia en un año.
  • Un cuarenta por ciento (40%) de los integrantes de Herbalife gana menos de Mil dólares en un año.
  • El diecisiete por ciento (17%) de los integrantes de Herbalife ganan entre 25.000 dólares a 50.000 dólares en un año; sin embargo, en este grupo están los que han invertido más en la adquisición de cajas de productos, alquiler de local, combustible para los traslados, llamadas telefónicas, entre otros gastos, que, al ser deducidos de los ingresos generados con Herbalife, el resultado final son ganancias netas insignificantes.

Los que realmente ganan con Herbalife son sus socios fundadores, accionistas y su administrador general o CEO.

Para el año 2011 Michel O. Johnson, de Herbalife era el CEO mejor pagado de los Estados Unidos, con un paquete anual de 89.4 mil millones de dólares al año.

Otro aspecto a considerar es el valor del tiempo: El único bien que se distribuye de modo auténticamente democrático, pues cada persona tiene las mismas 24 horas al día.

Los distribuidores de Herbalife ocupan el tiempo en la compañía sin ninguna compensación económica, bajo la promesa de una recompensa futura.

Haciendo un ejercicio del valor del tiempo, considerando el estimado del costo mínimo de una hora de trabajo en los Estados Unidos (lugar donde Herbalife tiene sus oficinas principales), que gira entorno a los 10 dólares la hora; una persona que se dedica parcialmente a distribuir Herbalife, es decir 4 horas diarias de lunes a viernes, durante un mes; debería recibir unos 800 dólares mensuales, lo que equivale a 9600 dólares al año.

Una suma que nadie le paga y por tanto se convierte en una deuda, una perdida de tiempo.

El 80% de las personas en la pirámide fracasa, renuncia y es reemplazado antes de un año, perdiendo el dinero y el tiempo invertido.

El mecanismo de Herbalife se sostiene a través del constante reclutamiento de nuevos distribuidores, sin clientes externos.

De las operaciones de Herbalife se benefician muy pocas personas y de manera desproporcionada, en completa usura, con réditos superiores a los de cualquier otro negocio.

Solo el 5% de las personas en la pirámide reciben ganancias significativas, es decir los sujetos que se encuentra en la cima de Herbalife perciben ingresos anuales de aproximadamente 3 millones de dólares al año.

Esto en perjuicio de los muchos que están abajo y que no solo no ganan: pierden.

Herbalife tiene un ejército de personas trabajando “gratis”, bajo ofertas engañosas.

Herbalife tiene un ejército de personas trabajando “gratis”, bajo ofertas engañosas, obligados a comprar productos que probablemente no comprarían si no fueran parte de la organización. Productos que finalmente no salen de la cadena de distribución porque sus precios son elevados y no tienen un auténtico valor diferencial. Es todo un engaño.

Hay un fraude comercial a través de Herbalife, es un negocio que otorga un beneficio económico injusto en perjuicio ajeno. Es una estafa con artificios y artimañas que inducen a las personas al fraude.

 

Un negocio injusto, pero no ilegal.

Herbalife un negocio injusto, pero no ilegal

Negocio injusto, pero no ilegal

Es difícil comprender como una empresa puede operar al límite de la legalidad y la legitimidad, engañando y llevando al fracaso a tantos, en beneficio de unos pocos, sin que nadie le de un freno.

Aunque como hemos visto se trata de un pirámide, viene ofrecida como marketing multinivel, un concepto relativamente nuevo que se funde muy bien con la cultura colectiva de que “cualquiera puede cumplir sus sueños.”

Los modelos de redes de mercadeo o marketing multinivel se ofrecen como un trampolín que permitiría a los pobres, acceder a la clase media o a la riqueza.

Herbalife, así como otras redes de marketing multinivel son injustas, pero no ilegales.

Muchos podrían afirmar que Herbalife, así como otras redes de marketing multinivel son injustas, pero no ilegales. Algunos admiten esta afirmación agregando que el marketing multinivel es una forma de comercio que forma parte del modelo económico depredador capitalista, donde la justicia económica es casi ilusoria.

Sin embargo, en un sistema capitalista de libre mercado, un ejercicio mercantil debe tener un objeto de lícito comercio, y un modelo de negocios que conlleva una estafa se aleja mucho del modo de comerciar lícitamente, por lo que la legalidad del negocio de Herbalife termina siendo cuestionable.

La sociedad Latinoamérica es especialmente vulnerable a estas estafas a través de las redes de marketing multinivel debido a la poca cultura de “emprendimiento” y puesta en marcha de ideas propias y negocios independientes.

A las personas se les hace creer que pertenecer a esta una red de marketing multinivel es una manera de “emprender”, pero se les impide innovar o salirse del esquema.

Podríamos reflexionar, ¿Qué hubiese pasado si J.K. Rowling, durante todas las dificultades económicas de su juventud, hubiera ocupado su tiempo en una red de marketing multinivel en lugar de escribir Harry Potter?, o los creadores de Google, ¿qué hubiese pasado si en lugar de desarrollar un motor de búsquedas para la red informática mundial, dedicaran su tiempo, talento e inteligencia a convencer a otras personas de integrar una red de marketing multinivel?

En Latinoamérica hay mucho talento, inteligencia y capacidad creativa, innovadora y descubridora para hacer algo distinto a estas redes de marketing multinivel.

Las personas deben ser informadas para no caer en juegos fraudulentos y mejorar su estilo de vida a través de auténticas iniciativas de negocios legítimas.

 

¿Cómo opera Herbalife y por qué se cuestiona su modelo de negocios?

¿Esquema Piramidal,  Multinivel o negocio?

                                                                                                                   ¿Esquema Piramidal,  Multinivel o negocio?

  1. El mecanismo se sostiene a través del constante reclutamiento de distribuidores, sin clientes finales externos.
  2. A los distribuidores se les dice que sus adquisiciones son inversiones, cuando en realidad este es el único canal de ventas de la empresa. No están ofreciendo una inversión, están vendiendo algo.
  3. Los miembros de la red de mercadeo multinivel o distribuidores, no son socios de la compañía aunque usualmente se les quiera llamar así. En realidad son sus clientes y también sus empleados sin salario
  4. Se ofrecen ingresos utópicos e ilimitados.
  5. Los supuestos ingresos ofrecidos se muestran como un atajo hacia la “libertad financiera” e “independencia económica”. Se les ofrece una fórmula de remuneración que incluye: comisiones por ventas del producto, regalías generadas mes a mes por el consumo y venta de los nuevos inscritos y otros tipos de ingresos residuales o incentivos no materiales, por ejemplo: viajes, cruceros, vacaciones pagas, entre otros programas de incentivo.
  6. A los distribuidores suele convencérseles que los productos adquiridos son una inversión garantizada y que “el producto se vende solo”. Sin embargo, nada se vende solo. Además los productos no llegan a consumidores finales independientes de la red.
  7. Los programas de formación de los distribuidores fomentan el fanatismo empresarial a través de cursos y seminarios con un alto componente de manipulación, neuromarketing y otras técnicas, escondidas bajo temas como: Liderazgo, Motivación, Coaching, etc.
  8. Las actividades de formación fomentan un mood, un estado de ánimo emocional en los participantes que los lleva a sentirse “invencibles” dentro de la organización y esto los induce a comprar o invertir a cualquier costo.
  9. Se recurre a frases como “libertad financiera”, “ser su propio jefe” y la recomendación de libros Best Seller en ventas de supuestos genios del marketing multinivel como Richard Poe, quien se ha convertido en millonario gracias a la ventas de sus libros y no a la gestión de redes multinivel; o los libros de Robert Kiyosaki quien tampoco ha ganado dinero con el multinivel; su fortuna proviene de inversiones en bienes raíces; entre otros autores.
  10. Reclutan personas sin conocimiento o con poco conocimiento empresarial.
  11. Fomentan las relaciones de negocios entre familiares o amigos para utilizar los vínculos afectivos y el apego como potencial fidelizador a la compañía. Entrar y/o mantenerse dentro porque el hermano, tía, etc., está dentro.
  12. Los familiares y amigos entran a la red de marketing multinivel por confianza ciega, buena fe en el negocio, voluntad de ayudar a su familiar o amigo; o porque finalmente ceden a la presión o al cansancio ante la coacción e insistencia de parte del patrocinador.
  13. Se exige un consumo fijo mensual para mantenerse dentro de la red de mercadeo multinivel.
  14. Llega un punto cerca del propio colapso de la estructura piramidal, cuando esta no tiene nuevos ingresos por ventas de productos y empiezan a cobrar por ejemplo $500, $250 o $100 solo por entrar a la estructura sin recibir nada a cambio. Esto sucede porque necesitan financiar la red ante un evidente calo de la venta de productos. Estas “tarifas fantasmas” solo por ingresar equivalen a “pagar por trabajar”.
  15. Como la mayoría de las redes no son empresas sólidas, en 5 años dejarán de existir, a menos que se ejerza una fuerte rotación y sustitución de nuevos reclutas.
  16. Es muy difícil distinguir cuando un esquema piramidal o de marketing multinivel es un negocio honesto o algo fraudulento como Herbalife. Lo mejor es ser cauteloso en la toma de decisiones.

El fracaso que una persona tiene dentro de la red de marketing multinivel de Herbalife no es su culpa. Es una estafa bien gestionada.

Es importante saber que el fracaso que una persona tiene dentro de la red de marketing multinivel de Herbalife no es su culpa. Es una estafa bien gestionada y aunque la victima del fraude algunas veces pueda sentirse parte del hecho delictivo y haber ejercido a su vez estas prácticas injustas, falsas y engañosas; eso no significa que sea un cooperador pasivo del delito, pues ha sido inducido a actuar así, a través de las estratagemas ya indicadas.

La estafa de Herbalife es todavía un crimen en proceso.

 

Casi 40 años de polémica. Litigios, sanciones legales y otras polémicas.

Acusaciones y protestas contra Herbalife

                                                                                                                Acusaciones y protestas contra Herbalife

Estados Unidos:

 En 1986 tuvo lugar la primera sanción económica contra Herbalife por la presunta falta de eficacia de sus productos y por su modelo de marketing multinivel.

La demanda fue conducida por el fiscal general de California y se cerró con un acuerdo previo en el que Herbalife pagó una multa de 850.000 dólares y además asumió la obligación de cambiar su programa de marketing, de modo que los distribuidores pudieran obtener ganancias solo de las ventas al detal y evitar forzarlos a crearse grandes inventarios de productos para acceder a beneficios, bonus y otras regalías[2].

Un año más tarde, en 1987 se estableció un mandato de prohibición a Herbalife por parte de la Food and Drugs Administration (FDA) y tuvo que dejar de vender algunos analgésicos[3].

Los primeros preparados para perder peso de Herbalife incluían efedrina, con efectos similares a las anfetaminas, que se obtienen de la planta Ephedra sinica. 

Se trata de un acelerador del metabolismo que se utiliza como estimulante pero que puede provocar graves lesiones en el sistema cardiovascular en condiciones de abuso. 

Herbalife retiró la efedrina de sus productos a partir de 2002 y en 2004 la Food and Drugs Administration (FDA) prohibió la efedrina en los medicamentos sin prescripción médica.

En 2008 el Fraud Discovery Institute denunció a Herbalife por el alto contenido de plomo en sus productos.

El juicio no llegó a celebrarse pues Herbalife se comprometió a pagar 300.000 dólares en un acuerdo extrajudicial para dar por terminada la demanda.

 En 2014, Herbalife debió pagar 15 millones de dólares a un tribunal federal de California, para escapar de una demanda colectiva que les acusaba de operar con el esquema piramidal que es ilegal en la mayoría de los países desarrollados[4].

Herbalife se comprometió a indemnizar a 350.000 personas que perdieron dinero con el negocio de ventas multinivel de Herbalife. Y se mantiene abierta hasta la fecha, una investigación por engañar a los consumidores.

Dos años después, en 2016 la compañía Herbalife fue sancionada por la Comisión Federal del Comercio, Federal Trade Commission (FTC) con 200 millones de dólares y una nueva orden de reestructuración de sus operaciones comerciales.

Herbalife se comprometió a indemnizar a 350.000 personas que perdieron dinero con el negocio de ventas multinivel de Herbalife.

Además se abrió y se mantiene abierta hasta la fecha, una investigación por engañar a los consumidores.

Los entes reguladores estadounidenses están en situación de conflicto de interés con Herbalife y no han exigido el cese definitivo de sus operaciones en ese país a pesar de la fuerte presión pública, pues el principal accionista de la compañía Carl Icahn, es un cercano colaborador y consejero del presidente D. Trump en materia regulatoria empresarial.

Bélgica:

En 2011, después de 7 años de pleitos, la asociación de consumidores belga Test-Achats consiguió que la empresa Herbalife fuera condenada por el Tribunal de Comercio de Bruselas que estableció que esta había creado un sistema piramidal que es ilegal en esa jurisdicción y en consecuencia debía cesar su actividad en el país belga[5].

España:

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) consideró que el sistema, era más parecido a una secta.

En 1995, Herbalife recibió una sanción por 2,5 millones de pesetas por publicidad engañosa y violar la ley que prohíbe la venta por domicilio de alimentos. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) consideró que el sistema, era más parecido a una secta que a una empresa, y que no sólo era un timo al consumidor sino para los distribuidores.

Tras una investigación de seis meses, la OCU comprobó que de una pirámide de cientos de distribuidores, las ganancias de algo más de 2 millones de pesetas finalizaban en sólo tres personas que eran los únicos a obtener beneficios[6].