editorial@ethicalenthis.com

Análisis y Prevención en Criminología Económica

Los documentos filtrados provienen de una fuente oficial, la FinCEN. Aunque la lista completa aún no se ha hecho pública, al momento del presente artículo se ha presentado información sobre operaciones financieras sospechosas y movimientos de fondos de políticos, empresarios, figuras del fútbol y personalidades del espectáculo de todo el mundo. Son múltiples las debilidades y fallas que destacan con la lectura de los FinCEN Files, además del notorio incumplimiento de algunos principios fundamentales del Compliance en todos los actores involucrados, desde los grandes bancos hasta las propias autoridades, por ejemplo: Demora en los reportes de actividad sospechosa, reiteradas operaciones a beneficiarios finales desconocidos, operaciones con personas expuestas políticamente (PEP), baja calidad en los reportes de actividad sospechosa, medidas sancionatorias laxas y falsa autonomía del compliance officer.
La filtración de información de la FinCEN (Financial Crimes Enforcement Network), agencia de inteligencia financiera perteneciente al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, es un tema que dará de qué hablar por los próximos meses.

La investigación de los documentos filtrados ha sido denominada por los periodistas como FinCen Files. Se trata de una indagación coordinada por el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), la misma organización que dirigió la investigación de los Panama Papers, quienes en esta oportunidad recibieron documentos de BuzzFeed News.

FinCEN Advirtió que “la divulgación no autorizada de SAR es un delito que puede afectar la seguridad nacional de los Estados Unidos

A diferencia de Panama Papers, esto no se trata de información extraída de un bufete de abogados. Los documentos filtrados provienen de una fuente oficial, la FinCEN que en un comunicado de prensa emitido el 1º de septiembre pasado, reconoció estar al tanto de que varios medios de comunicación tenían la intención de publicar una serie de artículos basados en informes secretos de actividades sospechosas, y advirtió que “la divulgación no autorizada de SAR es un delito que puede afectar la seguridad nacional de los Estados Unidos”[1].

Hasta el momento, se ha individualizado a una ex funcionaria de FinCEN, Natalie Mayflower Sours Edwards, acusada en 2018 por conspirar para divulgar ilegalmente documentos sobre actividades sospechosas a BuzzFeed News. [2]  

Natalie Mayflower Sours Edwards

Edwards, quien tenía una alta posición en la FinCEN, se declaró culpable de la filtración de información de la que fue acusada, aunque en esa ocasión no se mencionó el alcance de la misma y no se le puede conectar directamente con la FinCEN Files.

“Edwards les dijo a los agentes entrevistadores, que en resumen y en sustancia, ella es unawhistleblower”

La denuncia penal en contra de la ex funcionaria contiene una nota a pie de página que dice: “Edwards les dijo a los agentes entrevistadores, que en resumen y en sustancia, ella es una ‘whistleblower’; por lo que el gobierno estadounidense reconoció que presentó una denuncia lícita de irregularidades y podría presentarse ante el Congreso».

La nota a pie de página continúa señalando que la denuncia presentada por el denunciante «no estaba relacionada con las divulgaciones de los RAS o SAR por sus siglas en inglés».[3]

Alcance de la Filtración

 

 

  • La investigación fue realizada por más de 400 periodistas de casi 90 países quienes analizaron los datos durante más de un año.
  • Abarca más de100Reportes de Operaciones Sospechosas (RAS o SAR, en inglés, por Suspicious Activity Report) y documentos elaborados por la FinCEN en respuesta a media docena de solicitudes de comités del Congreso de Estados Unidos, que estaban investigando la interferencia rusa en las elecciones de ese país, así como otras señalaciones provenientes de las solicitudes de las agencias policiales norteamericanas.
  • El monto total de las transacciones de los SAR de la filtración supera los USD 2 billones (trillones en el sistema anglosajón) y el período analizado va de 1999 a 2017.
  • El 98% de los reportes fueron entregados a la FinCEN entre 2011 y 2017.
  • Los periodistas tuvieron acceso a cientos de hojas de cálculo, que involucran a instituciones financieras con clientes señalados en más de 170 países y a 17.600 registros adicionales, ligados a instituciones financieras y obtenidos a través de solicitudes de información. En total, son unos 20.298 documentos, de los cuales 14.413 son correos electrónicos, 2.928 son PDFs, algunos con más de 1.000 páginas, y el resto son documentos en distintos formatos como hojas de cálculo, texto e imágenes.
  • La investigación abarcó otras múltiples fuentes oficiales y decenas de entrevistas a expertos e involucrados durante el proceso de investigación.

¿De quién son los fondos ilícitos detectados?

 

 

Aunque la lista completa aún no se ha hecho pública, al momento del presente artículo se ha presentado información sobre operaciones financieras sospechosas y movimientos de fondos de políticos, empresarios, figuras del fútbol y personalidades del espectáculo de todo el mundo. Entre ellos destacamos algunos casos latinoamericanos:

 

MÉXICO

Una posible actividad sospechosa del asesor político venezolano Juan José Rendón que, podría estar vinculado con el presidente de México Enrique Peña Nieto.

Según señalado por BBC Mundo[4], la revista Proceso empezó destacando una posible actividad sospechosa del asesor político venezolano Juan José Rendón que, según Deutsche Bank, podría estar vinculado con el presidente de México Enrique Peña Nieto. El reporte, menciona seis transferencias sospechosas, por un total de US$180.000 entre el 21 de julio de 2016 y el 6 de marzo de 2017.
Según el documento, el dinero podría haber sido utilizado por Rendón para pagarle a un hacker que «realizó campañas de ciberataques a favor de sus clientes […] e instaló spywares en las oficinas de la oposición para Enrique Peña Nieto durante las elecciones de México en 2012″.

También destaca entre los documentos filtrados, varios que remiten a operaciones sospechosas de legitimación de capitales/lavado de dinero de organizaciones delictivas como el cartel de los Zetas y Rafael Caro Quintero del cartel de Guadalajara.

Las filtraciones también tocan la conexión mexicana en un programa secreto de misiles en Irán; las operaciones financieras en Suiza de un encumbrado funcionario del gobierno de Enrique Peña Nieto y también la triangulación de fondos, desde México, a una compañía de casinos en Las Vegas, de un empresario que ha financiado la carrera política de Donald Trump.

VENEZUELA

Continuando con lo señalado por BBC Mundo,[5] el portal Armando Info arrancó su serie de publicaciones sobre los FinCEN Files con un amplio reportaje que revela las operaciones del empresario colombiano Alex Saab, a quien el gobierno de los Estados Unidos acusa de ser testaferro del presidente Nicolás Maduro y que se encuentra detenido en Cabo Verde, Africa, a la espera de su extradición a los Estados Unidos.

Se agrega la publicación del diario The Miami Herald sobre el empresario venezolano residenciado en Miami Martín Lustgarten, quien se habría enriquecido «como corredor de divisas de la élite venezolana sospechosa del robo de miles de millones«.

ARGENTINA

En el mismo orden de ideas, BBC Mundo[6] reseña que el diario La Nación y Perfil iniciaron sus entregas identificando a personalidades de ese país que movieron dinero a través de Meestral Assets, una sociedad registrada en Islas Vírgenes Británicas y manejada por un empresario argentino que fue reportada ante la FinCEN, por 123 transferencias sospechosas entre 2013 y 2014.

Marcelo Tinelli

Marcelo Tinelli

Se hace notar también algunas operaciones sospechosas del presentador de televisión Marcelo Tinelli, que lo vincularían financieramente con un ex futbolista del club Atlético Independiente, un ex funcionario del Banco Central y más de 30 empresarios.

Sin embargo, como explica La Nación, más que la presunción de actividades ilícitas, la alerta estuvo motivada por el uso de una misma cuenta por parte de «personas y sociedades que no estaban relacionadas entre sí, ni compartían intereses comerciales».

El presentador, reconoció que la cuenta no había sido declarada «oportunamente» al fisco argentino «por discrepancias de interpretación».

Se encontró un reporte SAR, en 2009, que involucraba a un importante opositor del entonces presidente Néstor Kirchner, y en 2015 a movimientos en una cuenta sospechosa del fallecido fiscal Alberto Nisman.

El diario La Nación señaló también las operaciones realizadas por el empresario estadounidense Sean Sullivan en Miami, quien ya se encontraba en la mira de las autoridades anti lavado, según consta de la filtración. Este movería cerca de US$ 30 millones de la corrupción argentina que estaban invertidos en los Estados Unidos, para esconderlos en el paraíso offshore del archipiélago caribeño Turks and Caicos, por instrucción directa de Daniel Muñoz, el ex secretario privado de los Kirchner.[7]

Argentina también es escenario de corrupción privada y acuerdos comerciales que contravienen la regulación antitrust y las normas antimonopolio. Entre ellas destaca que la agroexportadora Vicentín, habría recibido en 2015 más de US$12,6 millones en su sede de Paraguay, provenientes de la multinacional suiza Glencore Grain, que es líder en el comercio de granos a nivel mundial.[8]

COLOMBIA

Fernando Botero
Fernando Botero

Las investigaciones en Brasil evidencian que el mercado del arte fue uno de los medios utilizados para lavar dinero de la corrupción.

Continuando con la síntesis de BBCMundo,[9] indica que en una primera entrega el diario El Espectador se centró en la compra de un cuadro del célebre pintor colombiano Fernando Botero por parte de una empresa empleada por la constructora brasileña Oderbrecht para el pago de sobornos, pagado por un monto de medio millón de dólares. Destaca, no obstante, que Fernando Botero no está bajo investigación alguna
No se conoce el destinatario de la cuantiosa compra, mientras las investigaciones en Brasil evidencian que el mercado del arte fue uno de los medios utilizados para lavar dinero de la corrupción.[10]

Se cuestionaron también varias transacciones sospechosas de dos exportadoras que comercializan oro de la empresa colombiana CIJ Gutiérrez: las firmas Argor-Heraeus y Metalor Technologies USA.

La información es relevante pues la empresa CIJ Gutiérrez, se encuentra en la mira de la Fiscalía de Colombia, que desde el 2019, por pertenecer a una supuesta red criminal que legitimó capitales ilícitos estimados en 2,4 billones de pesos a través de empresas fantasma, proveedores cuestionados o personas inexistentes.[11]

 

Evidentes debilidades y fallas del sistema de prevención

 

Son múltiples las debilidades y fallas que destacan con la lectura de los FinCEN Files, además del notorio incumplimiento de algunos principios fundamentales del Compliance en todos los actores involucrados, desde los grandes bancos hasta las propias autoridades.

 

1. Demora en los Reportes de Actividad Sospechosa.

HSBC, Deutsche Bank, JP Morgan Chase y Barclays, fracasaron ante su obligación de prevenir y controlar los flujos de dinero ilícito.

La investigación muestra cómo las instituciones bancarias importantes, incluidos HSBC, Deutsche Bank, JP Morgan Chase y Barclays, fracasaron repetidamente ante su obligación de prevenir y controlar los flujos de dinero ilícito alrededor del mundo.
Y si bien los bancos bajo jurisdicción estadounidense están autorizados a tomar medidas para detener las operaciones sospechosas detectadas, a través del bloqueo inmediato de los fondos en sus sistemas, prefieren optar por enviar un reporte sospechoso o SAR a FinCEN en el Departamento del Tesoro, una vez realizada la operación. Así, buscan cumplir con la normativa y evitar sanciones, a la vez que no interfieren en el movimiento global de dinero sucio.

Al analizar los documentos, ICIJ se encontró que los bancos esperaron una media de 166 días, más de cinco meses, después de detectar una transacción sospechosa para alertar a FinCEN[12] lo que supera a los 30 días establecidos en la normativa vigente.

 

2. Reiteradas operaciones a Beneficiarios Finales desconocidos

 

Un análisis de ICIJ encontró que los bancos que aparecen en FinCEN Files procesaban regularmente transacciones con compañías registradas en paraísos fiscales, sin conocer al dueño final o beneficiario final de la cuenta. 

Se calcula que al menos el 20% de los SAR contenían al menos un cliente con una dirección en algún paraíso fiscal como las Islas Vírgenes Británicas, mientras que muchos otros proporcionaron direcciones en el Reino Unido, los Estados Unidos, Chipre, Hong Kong, los Emiratos Árabes Unidos, Rusia y Suiza.

En un 50% de los reportes, los bancos no habían identificado correctamente a los clientes, violando las regulaciones.

Casi en un 50% de los reportes, los bancos no habían identificado correctamente a los clientes, violando las regulaciones KYC y no habían identificado a las partes intervinientes en una operación, además que no tenían información sobre una o más entidades detrás de las transacciones.[13]
Otro caso revelado en la filtración indica que JP Morgan movió más de 1.000 millones de dólares a través de Londres sin saber quién era su dueño. El banco descubrió más tarde que se trataría de uno de los incluidos en la lista de los diez delincuentes más buscados del FBI, la policía federal estadounidense.[14]

 

3. Operaciones con Personas Expuestas Políticamente (PEP)

 

La investigación detectó numerosas operaciones reportadas que involucraban a personas políticamente expuestas o PEP, por ejemplo del gobierno venezolano, a pesar de las sanciones impuestas por los Estados Unidos.

Se estima que más de USD 4.800 millones entre 2009 y 2017 en transacciones sospechosas, tienen vínculos con Venezuela. Casi el 70% de ese monto involucraba a una entidad del gobierno de ese país, como el Ministerio de Hacienda o la empresa petrolera estatal PDVSA.[15]

 

 

4. Baja calidad en los Reportes de Actividad Sospechosa.

 

Los SAR analizados en la investigación de FinCEN Files son de diversa calidad. Algunos son muy detallados y describen transacciones que, según los propios bancos en la elaboración del reporte, tienen todas las características de legitimación de capitales/lavado de dinero. Sin embargo, a muchos otros SAR les falta información vital y reflejan una falta de conocimiento por parte de las propias entidades bancarias sobre los millones de dólares que están moviendo para clientes de alto riesgo y para otras instituciones financieras.

Esta situación exige extremar el proceso de “debida diligencia” sobre las partes intervinientes en una operación.

En las operaciones reportadas intervienen numerosas veces bancos corresponsales (o intermediarios) de los grandes bancos, que al ser entidades más pequeñas y estar ubicadas en otras jurisdicciones, tienen controles más laxos respecto de sus clientes. Esta situación exige extremar el proceso de “debida diligencia” sobre las partes intervinientes en una operación, algo que muchas veces no sucede.
Los reportes de actividad sospechosa contenidos en la filtración muestran que este examen es a la vez azaroso e inefectivo, ya que a menudo los bancos corresponsales son incapaces de determinar si el dinero que mueven proviene de actividades delictivas o de la corrupción.[16] Este riesgo sin embargo, no restringe la operación que viene realizada igualmente por los bancos.

 

 5. Medidas sancionatorias laxas.

 

Los periodistas del Consorcio ICIJ señalaron que el Departamento de Justicia de Estados Unidos aprueba acuerdos laxos que difieren el enjuiciamiento de los bancos y no avanzan en la acusación de los ejecutivos responsables por la omisión a sus deberes de cuidado en relación a los reportes de actividad sospechosa y otras obligaciones.

Así, junto a otra autoridades gubernamentales, perpetúan un sistema ineficiente al imponer multas por no prevenir y controlar acabadamente la legitimación de capitales/ lavado de dinero, que terminan siendo una fracción de las ganancias obtenidas.[17]

Para los grupos criminales envueltos en las operaciones sospechosas la cosa no es muy distinta. Los acuerdos con el Departamento de Justicia pueden incluir la flexibilización de las penas a cambio de información, así como el uso de salidas alternativas y acuerdos reparatorios que extinguen el proceso penal con el pago de dinero.

 

6. Falsa autonomía del Compliance Officer

 

El sistema global de prevención y control de fondos ilícitos se fundamenta entre otras cosas, en la supuesta autonomía del Oficial de Cumplimiento o Compliance Officer, pero en la practica esto rara vez sucede.

El Oficial de Cumplimiento aunque quiera actuar autónomamente a la hora de analizar, procesar y reportar las operaciones sospechosas, está en una relación de dependencia directa económica, laboral y administrativa respecto a la institución bancaria, que puede removerlo de sus funciones (y de hecho ocurre), cuando este no le es cómodo.

A esto se suma que no esta previsto algún tipo de protección específica para el Compliance Officer cuando se vea perjudicado de cualquier modo, por llevar adelante los reportes de actividad sospechosa cuando estos puedan involucrar directamente a las autoridades de la institución donde labora.

Una filtración como esta de los FinCEN Files expone a los Oficiales de Cumplimento a un ulterior dilema, ya que podrían sentirse temerosos de recibir amenazas u otro tipo de amedrentamiento por parte de los grupos criminales que han sido expuestos con la revelación de los SAR, es decir, información confidencial que no debió ser divulgada.

 

¿Y ahora qué?

FinCEN Files y la urgente necesidad de cambio al sistema global de prevención y control de dinero ilícito
Las cinco entidades financieras que más aparecen en los documentos ya inician a resentir como el impacto reputacional toca sus finanzas. HSBC, Standard Chartered, JPMorgan, Deutsche Bank y Bank of New York Mellon se han visto altamente penalizadas por los inversores.

Todo esto refleja la desconfianza de los inversores por el supuesto consentimiento de estas entidades a prácticas irregulares y sospechosas.

HSBC baja más de un 5% en los mercados, mientras que Deutsche Bank pierde más de un 7%. Por su parte, Standard Chartered cede más del 3% y sus acciones en Hong Kong también cayeron más del 5%.[18] Todo esto refleja la desconfianza de los inversores por el supuesto consentimiento de estas entidades a prácticas irregulares y sospechosas.

“Hay grandes preocupaciones en la recta final sobre que los mercados reaccionen mal a algunas de las incertidumbres a la que nos enfrentamos como los FinCEN Files, las elecciones, la segunda oleada del COVID-19, y el hecho de que todavía no tenemos un paquete de estímulos”, comenta en declaraciones a la agencia Bloomberg Rebecca Felton, estratega de mercados de Riverfront Investment Group.[19]

Pocos días antes de la publicación de la investigación FinCEN Files, la agencia anunció que avanzará en una serie de iniciativas de recepción de sugerencias para una revisión colectiva del marco regulatorio de la Ley de Secreto Bancario, con el objetivo de modernizar el régimen regulatorio para abordar las amenazas cambiantes del financiamiento ilícito y mejorar la efectividad y eficiencia de los programas contra el lavado de dinero.[20]

La información analizada de los FinCEN Files es una muestra de cómo los bancos encargados prevenir y controlar las actividades sospechosas y los flujos de dinero ilícito, se benefician enormemente de estas actividades con ceguera voluntaria.

 

 

Te puede interesar: Paso a paso para un buen análisis de actividad sospechosa. Construyendo el RAS bajo principios de inteligencia en el análisis financiero.

[1] https://www.infobae.com/america/mundo/2020/09/20/fincen-files-la-filtracion-que-expone-como-se-mueve-el-dinero-ilicito-a-traves-de-los-bancos-a-nivel-global/

[2] Idem

[3] https://es.scribd.com/document/391067147/u-s-v-Natalie-Edwards-Complaint

[4] https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-54227348

[5] Idem

[6] Idem

[7] https://www.lanacion.com.ar/politica/fincen-files-sean-sullivan-profugo-cuadernos-estaba-nid2453166

[8] https://www.clarin.com/politica/fincen-files-transacciones-millonarias-glencore-vicentin-quedaron-mira-unidos_0_yWt4bT4gc.html

[9] Idem6

[10] https://www.elespectador.com/noticias/investigacion/fincen-files-un-botero-en-odebrecht/

[11] https://www.elespectador.com/noticias/investigacion/fincen-files-las-millonarias-transacciones-de-cij-gutierrez/

[12] https://www.infobae.com/america/mundo/2020/09/20/fincen-files-la-filtracion-que-expone-como-se-mueve-el-dinero-ilicito-a-traves-de-los-bancos-a-nivel-global/

[13] Idem

[14] https://www.clarin.com/politica/fincen-files-transacciones-millonarias-glencore-vicentin-quedaron-mira-unidos_0_yWt4bT4gc.html

[16] https://www.infobae.com/politica/2020/09/21/fincen-files-una-vision-sin-precedentes-del-secreto-mundo-del-sistema-bancario-internacional-clientes-anonimos-y-en-muchos-casos-el-crimen-financiero/

[17] https://www.infobae.com/america/mundo/2020/09/20/fincen-files-la-filtracion-que-expone-como-se-mueve-el-dinero-ilicito-a-traves-de-los-bancos-a-nivel-global/

[18] https://www.businessinsider.es/fincen-files-derrumba-bancos-afectados-bolsa-721385

[19] Idem

[20] https://www.infobae.com/america/mundo/2020/09/20/fincen-files-la-filtracion-que-expone-como-se-mueve-el-dinero-ilicito-a-traves-de-los-bancos-a-nivel-global/