editorial@ethicalenthis.com

Análisis y Prevención en Criminología Económica

Las restricciones propias del confinamiento a causa de la pandemia Covid-19, han traído consecuencias en el tráfico de sustancias estupefacientes y psicotrópicas ilícitas. Ante la amenaza de agotar sus inventarios de precursores químicos para metanfetamina, optaron por producir fentanilo. Se ha incrementado el transporte vía narcosubmarinos. Aumento del uso de la Deep web para su comercialización en línea. Todas las fuentes consultadas parecen indicar que la sustancia que menos se ha visto afectada es el cannabis.

El escenario-situación de la pandemia Covid-19 ha ejercido presión en el sistema socio-económico de todos los países y el negocio del tráfico de drogas (sic) ilícitas no ha escapado a esto.

Recientemente la Oficina de las Naciones Unidas para la Droga y el Delito, UNODOC, en Viena ha publicado un informe titulado: COVID-19 y la cadena de suministro de drogas: desde la producción y el tráfico hasta el uso[1].

Este reporte compila una serie de datos sobre las drogas (sic) proporcionados por la Comisión Europea de Investigación, Joint Research Centre, JRC; así como observaciones e hipótesis sobre la situación.

 Es de considerar que las restricciones propias del confinamiento a causa de la pandemia Covid-19, así como las medidas implementadas por los gobiernos como la interrupción en las rutas aéreas y vuelos comerciales, las severas restricciones en las rutas terrestres transfronterizas y las prohibiciones de movilidad en las ciudades;

ha traído consecuencias en el tráfico de sustancias estupefacientes y psicotrópicas ilícitas.

En general, algunas cadenas de suministro de drogas ilícitas han sido interrumpidas y los traficantes se han visto en la necesidad de buscar rutas alternativas, incluidas un aumento en la exportación de estas sustancias vía marítimas.

A principio del período de confinamiento, la producción y distribución de cocaína, por ejemplo, parecía estar interrumpida en los países productores de América Latina.

Paralelamente se observó escasez de heroína en Europa y Norteamérica lo que podría estar causando que sus consumidores recurran a prácticas aún más peligrosas[2].

La recesión económica a largo plazo causada por la pandemia Covid-19 tiene el potencial de conducir a una transformación duradera y profunda de los mercados de sustancias estupefacientes y psicotrópicas.

 

¿Cómo ha cambiado la producción?

Fentanilo, agonista narcótico sintético

Fentanilo, agonista narcótico sintético

Las drogas sintéticas, como la metanfetamina se producen a partir de insumos provenientes principalmente de China que siendo el epicentro del Covid-19, disminuyó sustancialmente el comercio internacional de esos insumos o precursores químicos.

.

Cartel de Sinaloa utilizó las reservas de precursores químicos chinos conocidos como NPP y 4aNPP para la fabricación del fentanilo.

Algunos carteles, ante la amenaza de agotar sus inventarios de precursores químicos para metanfetamina, optaron por producir fentanilo, un agonista narcótico sintético opioide que tiene una potencia superior a la morfina.

Por ejemplo, el Cartel de Sinaloa utilizó las reservas de precursores químicos chinos conocidos como NPP y 4aNPP para la fabricación del fentanilo.[3]

Investigadores aseguran que el Cartel de Sinaloa también está tratando de cambiar la estructura molecular en un análogo del fentanilo, una versión completamente sintética, aunque mucho menos pura, pero que no dependa de precursores químicos chinos.

La nueva fórmula les permitirá utilizar insumos más fáciles de conseguir y disponibles en todo momento.

En todo caso, las líneas de comercio con China parecen haberse restituido en la totalidad, superándose la situación inicial de paralización.

La cocaína producida en el oriente colombiano, se ha visto obstaculizada por la escasez de gasolina que llegaba de contrabando desde Venezuela.

Otras drogas ilícitas como la cocaína producida en el oriente colombiano, se ha visto obstaculizada por la escasez de gasolina, una materia prima esencial para el proceso de refinación de esta sustancia y que antes llegaba de contrabando desde Venezuela[4].

Sin embargo, la producción de cocaina desde Perú y Bolivia ha aumentado en estos últimos meses.

En cuanto a la heroína, producida principalmente en Afganistan, se estima que la disminución de la movilidad personal debido al confinamiento, podrían obstaculizar la producción de este opiáceo, ya que los meses clave de cosecha de amapola en Afganistán se dan entre marzo y junio.

Por causa del COVID-19, es posible que los trabajadores no puedan o no quieran trasladarse a las zonas de cultivo de amapola, lo que podría afectar la cosecha de este año[5].

 

¿Cómo ha cambiado el tráfico?

La delincuencia organizada tiene la posibilidad de adaptar su modus operandi con rapidez y agilidad ya que sus estructuras no son burocratizadas como los gobiernos.

Narcosubmarino

Las rutas marítimas parecieran haber aumentado, especialmente con el uso de los “narcosubmarinos”

El contrabando de drogas (sic) ilícitas a través de las rutas marítimas pareciera haber aumentado, especialmente con el uso de los “narcosubmarinos”.

En el primer trimestre del año 2020 la marina colombiana había interceptado 12 de estos medios de transporte, con una tonelada de cocaína cada uno[6].

 

 

El tráfico de opiáceos que usualmente se realiza a través de rutas terrestres, por ejemplo, la heroína producida en México que se exporta a través de las fronteras hacia Estados Unidos y la heroína producida en Myanmar que se exporta vía terrestre hacia el este y sub-este asiático; podrían estar transportándose en menor cantidad por rutas aéreas, por lo que el precio del opio (materia prima) ha disminuido.

La caída repentina de los precios del opio sugiere que los compradores ya no pueden llegar a las zonas productoras para comprarlo y producir heroína.

Sin embargo, esta situación también podría estar vinculada a las principales operaciones antinarcóticos en curso.

Las drogas sintéticas tienden a ser traficadas por vía aérea.

Te puede interesar:  ¿Cuánto cuestan las drogas? Guía para comprender los precios del mercado ilegal de drogas en el mundo

Algunas sustancias como las metanfetaminas llegan en grandes proporciones a través de mensajeros aéreos con paquetes corporales u ocultando drogas en su equipaje personal.

Dadas las restricciones casi universales impuestas al tráfico aéreo, el suministro de drogas ilícitas por estas rutas puede verse completamente interrumpido.

Es probable que esto tenga un efecto particularmente drástico en el tráfico de drogas sintéticas, incluida la metanfetamina, a países del sudeste asiático, como Corea del Sur y Japón, así como en Oceanía, Australia.

 

Gráfico: Medios de transporte de las sustancias, plataforma de monitoreo de drogas UNDOC, Enero 2017-Abril 2020

Medios de transporte de las sustancias, plataforma de monitoreo de drogas UNDOC, Enero 2017-Abril 2020

¿Cómo ha cambiado la distribución?

 

Algunos países han reportado escasez de drogas ilícitas a nivel del comercio minorista.

Esto puede generar una disminución del consumo general, pero en mayor medida de las drogas utilizadas en contextos recreativos.

Se ha incrementado la venta de sustancias ilícitas a través de la deep web

Se ha incrementado la venta de sustancias ilícitas a través de la deep web

La distribución o micro-tráfico de sustancias estupefacientes y psicotrópicas podría estar utilizando en mayor medida la Deep Web y los servicios de Delivery o entregas a domicilio.

 El comercio minorista que usualmente usaba despachadores de drogas (sic) en las calles, plazas o centros nocturnos, podría estar paralizado debido a los controles policiales por la pandemia, especialmente en Europa y Estados Unidos.

Por ejemplo, en Italia donde la movilización estaba restringida y se requería una certificación que habilitara la circulación de personas como los trabajadores de los sectores esenciales:

sanitario, alimentario, entre otros y en casos de extrema necesidad; los traficantes habrían migrado sus negocios a las alternativas on line.

Según los investigadores en Italia los casos de drogas enviadas desde centrales en la Deep Web, que usan el correo para distribuir los paquetes es una metodología que ha aumentado durante los últimos dos meses.

En los últimos meses los anuncios y foros o chat de nuevos vendedores de drogas (sic) en la Deep Web ha aumentado considerablemente.

La Guardia de Finanzas ha identificado recientemente dos nuevos grupos que usaban este medio de distribución.

Parecían sobres normales con celofán y código de seguimiento garantizado por el servicio de correo;

en cambio, habían drogas adentro, destinadas a 89 compradores en toda Italia: Trentino Alto Adige, Lombardía, Roma, etc.

Provenientes de un vendedor napolitano que podría estar vinculado a la mafia napolitana, la Camorra.

En los últimos meses los anuncios y foros o chat de nuevos vendedores de drogas ilícitas (sic) en la Deep Web ha aumentado considerablemente[7].

 

¿Cuáles sustancias se han visto menos afectadas?

La sustancia menos afectada, Cannabis

La sustancia menos afectada, Cannabis

Todas las fuentes consultadas parecen indicar que la sustancia que menos se ha visto afectada es el cannabis.

Las incautaciones continuas a gran escala de productos de cannabis, como la marihuana y el hachís en el Medio Oriente y África del Norte sugieren que el tráfico de resina de cannabis a Europa no está siendo interrumpido por las restricciones relacionadas con la pandemia COVID-19.

 Hay indicios de que las medidas de bloqueo en Europa pueden conducir a un aumento de la demanda de productos de cannabis, lo que podría intensificar las actividades de tráfico desde el norte de África hasta Europa en el futuro.

 Algunas plazas comerciales como el cannabis catalán, podrían estar almacenándose al vacío en empaques para productos orgánicos, que prolonguen su tiempo de duración o vida útil y así para crear un “stock de droga” que pueda ser comercializada cuando se reabran las rutas terrestres, pues con el estado de alarma por la pandemia, la exportación a Europa, así como la venta local de marihuna se ha visto obstaculizada.

 El precio de la marihuana en Catalunya ha aumentado cinco euros más de los habituales y cuando las entregas se hacen a través de mensajeros como Glovo, mucho más.

A pesar de que la ruta internacional del cannabis catalán sigue abierta y puede salir por la frontera disimulada entre la mercancía legal de camiones, los controles policiales se han multiplicado y con estos el miedo de las organizaciones a que sus envíos sean intervenidos.

Durante esos meses, en Catalunya podría almacenarse la marihuana para posteriormente moverla cuando sea menos riesgoso para los traficantes[8].

El tráfico de cannabis puede no verse afectado de la misma manera que el tráfico de heroína o cocaína, su producción a menudo se realiza cerca de los mercados de consumo.

En general, el tráfico de cannabis puede no verse afectado de la misma manera que el tráfico de heroína o cocaína, dado que la producción de cannabis a menudo se realiza cerca de los mercados de consumo

y, por lo tanto, los traficantes dependen menos de los envíos largos y transregionales de grandes cantidades de la droga.