editorial@ethicalenthis.com

Análisis y Prevención en Criminología Económica

En una actitud básica y absolutamente crítica, ante la emergencia de lo nuevo, lo imprevisto y la incertidumbre del mundo contemporáneo globalizado; ante el modus hodiernus, el hombre viator, el hombre caminante, también se ha convertido en el  Homo Corruptus del Otro Yo, como jamás fue contado, como jamás hemos oído. La corrupción como delito adquiere propiedad de no ser visible en la medida que crece, se desarrolla y consolida en una sociedad que por su tolerancia culpable, permisibilidad, consentimiento, aceptación social, justificación de los que practican, justificación de la pérdida de valores; la corrupción se “incluye en el paisaje”. La corrupción es tan de uso común y cotidiano, que entra en “el secreto de lo obvio”, se hace costumbre, forma parte de los hábitos y de la conducta social, no causa asombro, ni escándalo social, ni cuestiona su legitimidad, se mimetiza como “actividad necesaria de astucia en los negocios”. Nada o casi nada se hace o se logra sin su participación. Pasa desapercibida, nadie la nota, pasa invisible.

En el 2009 escribí el libro sobre “la Corrupción y las guerras de 4ª generación” para  esgrimir la tesis que por el Efecto Indeseado del fenómeno de la Globalización y del Riesgo con vulnerabilidad global y amenaza presentánea, el delito de Corrupción se había convertido en factor grave determinante del fortalecimiento de la Delincuencia Organizada Transnacional (DOT).

La corrupción atenta contra los principios de Propiedad y Libertad de la democracia republicana.

La corrupción atenta contra los principios de Propiedad y Libertad de la democracia republicana. Se convierte como nudo crítico, cualitativo y cuantitativo, en el cambio de juego social y por iniciativa-respuesta, en endoxa social: “Que parece bien a todos o a la mayoría, es decir a todos o la los más notables y distinguidos”.

Esta peligrosa posición ambigua de aliado-oponente, debido a su influencia en el campo del pensamiento social, político, económico y jurídico agrava su peligrosidad.La intervención de un valor cambia de cabo a rabo el problema planteado por los hechos” Gaston Bachelard.

Es el Skandalon, Apatheia, Ccedia, Pigricia: la “piedra de escándalo”, un activo de ruina espiritual, ética contra la razón, de los honestos  e íntegros, la sabiduría de la ciencia y tecnología, en el cambio de época, de impulso creador, aprendizaje, desarrollo y evolución, con la novedad del instante, el hic et nunc, del progreso científico con sus métodos y técnicas del Paradigma de la Complejidad, de frescura racional; del acto de razón y novedad del espíritu. Es también usada con finalidad antihumanitaria e inmoral, a través del desarrollo de la técnica y ciencias.  

Contradictoriamente evoluciona la corrupción de prevaricación asoladora, como una Inuncturam: cosas unidas, colocadas juntas, ligadas, extraviadas, en el contexto social, en el derecho civil, como paja y trigo; para pervertir las sendas de la política, la economía y el derecho, en su explicación paralela y noción de complementariedad negativa. Onece, cunde como una levadura maligna, con una fuerza y potencia sin precedentes, con una sagacidad e ingenio, que hace prosperar el engaño organizado, en paz, consensual, insidioso, de violencia civil contemporánea, técnica y científica de “guante de seda” que es intrínsecamente  imprevisible.

Sociedad, economía y crimen en el proceso de Globalización y la corrupción

Sociedad, economía y crimen en el proceso de Globalización

Ocurre una sinapsis, donde la corrupción actúa de impulso lubricante, ligadura de unión para actuar juntas con firmeza, en las diversas actividades delictivas de la Delincuencia Organizada Transnacional (DOT).

Ocurre una sinapsis, donde la corrupción actúa de impulso lubricante, ligadura de unión para actuar juntas con firmeza, en las diversas actividades delictivas de la Delincuencia Organizada Transnacional (DOT), en la relación del proceso insumo – producto –resultado, aceptabilidad social y viabilidad política, en la estructura y lógica de operación/proyecto, con eficiencia, eficacia y efectividad, de lógica interna, procesal en la lógica externa direccional y lógica meta-direccional.

Con la mordacidad social del mundo globalizado donde el vulgo ignaro afirma: El Lavado de  dinero (sic) de la corrupción no es malo, malo es que lo descubran”. Una expresión irónica de la masa que actúa como conjunto genoestructurado explosivo, de interacción difusa o de lateralidad difusa de Delincuencia Organizada Transnacional, (DOT) con affectio societatis, animus negocialis, animus lucrandi, corrupción, legitimación de capitales, financiamiento al terrorismo, bajo la Hipótesis del Bootstrap o Matriz E. (F.G, Chew, 80)

Dinero ilícito por la corrupción

                                                                                                                                                       Dinero ilícito

Se ponen en evidencia la menesterosa investigación y desarrollo de las diferentes disciplinas sociales estudiosas del delito, sin considerar los distintos grados y tipos de violencia in puris naturalibus, para destruir y quebrantar mundialmente la sociedad), en la relación del proceso insumo – producto – resultado, aceptabilidad social y viabilidad política,  con vector de fuerza y de peso, como propugna Jean Baudrillard, al considerar como anómicas: La Corrupción de la Delincuencia Organizada Transnacional (DOT).

En el sentido de Durkheim, como cierto tipo de delitos que caracteriza el conjunto social de países post-industrializados, donde igual que el Tráfico de Drogas (‘80s), se transforma la Corrupción con la Conspiración de Delincuencia Organizada Transnacional (DOT), de empresas ilícitas y lícitas,  para delinquir  globalizadamente.

Son formas residuales, marginales y transgresivas, que escapan a la Ley, a la organización general y al sistema de valores orgánicos del Grupo, pero que ponen en entredicho el principio de la Ley y del valor que estos puedan asimilar en su evolución, con estrategias paradójicas, contradictorias, ambivalentes y ambiguas. 

Nunca creí que encontraría repetida esta formulación del sistema – situación, con otro núcleo de delitos. En el cambio de época de la globalización, donde Jean Baudrillard llegó a decir que “si no puedes dejar de producirlo (como sería de desear) por lo menos deja de maldecirla.”

En la dogmática del delito culposo, con relación a las empresas privadas e instituciones del Estado, a la obligación de “diligencia debida” en prevención, control y fiscalización de Legitimación de Capitales, del Buen Padre de Familia, como celo y cuidado,  no se incluye un discurso técnico alternativo contra modelos analíticos basados en los “diagnósticos” de “relaciones de comportamiento mecánico  positivista”, para vencer las prácticas burocráticas de los organismos internacionales financieros, que actúan con inercia recesiva, incapacidad entrenada y entrenamiento incapacitante.

Los organismos internacionales financieros no consideran las distintas categorías de sujetos por organización o institución, en sus deberes de cuidado, de vigilancia y protección, con mayor responsabilidad  social y penal.

Los organismos internacionales financieros no consideran las distintas categorías de sujetos por organización o institución, en sus deberes de cuidado, de vigilancia y protección, con mayor responsabilidad  social y penal.  Se  pierde la epiqueya: equidad de interpretación moderada y prudente de la Ley, según las circunstancias al servicio del interés y beneficio, tiempo, lugar y persona con diferentes niveles de la diligencia según sea común, especial o especialísima.

La complejidad de su gravedad aumenta, por su especialidad, desde la exigencia con ausencia de categorías, desde las categorías de:

– 1er grado: Diligencia Debida del Pater Famiglia del Ciudadano Común, – A la categoría de 2do grado: del Maglior Pater Familias, para una Mayor o Mejor Diligencia Debida, por la gravedad de sus obligaciones y deberes de cuidado frente a los delitos que previenen y controlan, y por tanto va más allá del rigor, de la de un ciudadano común, con respecto a su responsabilidad social calificada.

–  Las instituciones multilaterales usan la imprecisa e indefinida pseudo clasificación simbólica y confusa de diligencia debida “mejorada (SIC), carente de precisión técnica y responsabilidad.

– Hay luego una 3era categoría: la del Presidium, exigida para los altos Magistrados de las instituciones Estatales, como Tribunales Supremos u otras, dada sus altísimas y graves obligaciones cívicas, religiosas, publicas, Políticas, Económicas, Jurídica, Militares, Estratégicas, Seguridad, Académicas, Tecnológicas.

Esta Precisión jurídica no tomada en cuenta por los organismos multilaterales, que actúan paramétricamente, no tiene valor de importancia capital, aun cuando van en contra la eficacia, eficiencia, efectividad viabilidad, aceptabilidad y calidad del sistema de prevención, control y fiscalización de legitimación de capitales. No tiene valor, ni consciencia plena de la evaluación por resultados, que tiene que ver con el control perceptivo, de proclividad correctiva, para evitar la “ceguera de control”, en alta responsabilidad macro-organizativa.

Sin una autoridad jerárquica, como jefatura de última instancia que comande la organización, todo está en la Cima: Presidente Junta Directiva CEO, COO, CMO CFO CIO, CTO, CCO.

Si la organización no adquiere la capacidad endógena de cambio, será un objeto pasivo de modernización, en el cumplimiento de los estándares de responsabilidad social.

Y en el caso del sistema de prevención y control de legitimación de capitales o el de prevención y control de la corrupción de la ONU, así como la responsabilidad social empresarial de desarrollo sostenible, terminan siendo un “Honorable Adorno y el Oficial de Cumplimiento un “Enemigo Estatal” (sic) Obligatorio, pagado por la empresa; donde el Oficial de Cumplimiento es el débil jurídico y estratégico, que atenta contra su coherencia intersistémica mediocre empresarial.

Naciones Unidas Contra la delincuencia Organizada

Naciones Unidas Contra la delincuencia Organizada

Si además se conjuga con la corporación en un Estado Forajido, Felón y Fracasado, de soberanía descontrolada, en ese caso el Oficial de Cumplimento, será una nulidad con  su Sistema.

En la lógica positivista se le considera como el principal responsable social del sistema de prevención y control de legitimación de capitales, por inercia mental, que oculta el riesgo por ceguera voluntaria, asfixia y sofocación creativa de esterilidad intelectual, por incapacidad entrenada, transferencia negativa, rutinas mentales y explicaciones causales lineales (de valor absoluto), de plena objetividad (que no existe); por la inferencia inductiva (no justificable) con verificación empírica (imposible) y leyes de probabilidad (leyes a medias según Kuhn, Polanyi, Feyerabend, Weimer, Maslow); que se comprueba en los documentos publicados por “expertos de condición anosmica”, por imposición de una tiranía metodología reducida a “caminar por donde ya se caminó”.   San Juan de la Cruz aconseja “para llegar al punto que no conoces, debes tomar un camino que tampoco conoces”  (Martínez Miguélez, El Paradigma Emergente).

Existe un Problema todavía altamente más grave, nuestras universidades no tienen interés epistémico ni docente por la investigación y desarrollo en las ciencias sociales, sobre estos temas – problemas, que consideran fuera de su carga académica.

Existe un Problema todavía altamente más grave, nuestras universidades no tienen interés epistémico ni docente por la investigación y desarrollo en las ciencias sociales, sobre estos temas – problemas, que consideran fuera de su carga académica –docente, con divorcio entre doctrina y acción (Praxis).

No hay una formación académica especializada de profesionales de tercer nivel, para producir un cambio cualitativo, para cubrir esta grave necesidad social de imaginación creativa y pensamiento original y creativo.  Pero conscientes que “las soluciones óptimas deben ceder paso a las soluciones satisfactorias que reconocen la continuidad de los problemas sociales en el tiempo” (C. Matus), y que “los Estados en los casos de los mayores éxitos, han tenido un impacto marginal” (Yehezel Dror); que no se pueden ERRADICAR estos problemas sino Minimizar, Intercambiar, Reducir, Administrar.

Ni tampoco en las organizaciones privadas con certificación internacional, serias y responsables, porque no han accedido a cambios de referencias, ni a profundizar en el centro de gravedad y el paradigma requeridos en el cambio de época, como son:

1)  Paradigma de Complejidad en ciencia y tecnología, y en las ciencias sociales.

2) Teoría del Juego Social.

3) Planificación Estratégica Situacional (PES) en política y la guerra, para prevenir, controlar y fiscalizar delitos de creatividad disruptiva, con visión y misión total concreta de análisis de cálculo interactivo, de iniciativa de respuesta, relevante para los actores, en juego geopolítico, geoestratégico, estructural, rigurosa, sistémica, crítico de  lógica dialéctica y dinámica no lineal, para mediación entre ciencia y la acción social, para suplir falencias epistémicas, metodológicas y hermenéuticas de los profesionales, que por formación de lógica positivista, con reconocimiento a su organización, dedicación y esfuerzo, no han alcanzado el rigor necesario para prevenir, controlar, fiscalizar, administrar y cohercionar estos problemas cuasiestructurados políticos, económicos y sociales, en el fenómeno de la globalización.

Tenemos varios años desde el 2005, sin poderlo aplicar ni divulgar por impedimento del sistema totalitario social – comunista, que nos oprime y cuyo modelo de organización y gestión  de procesos IN SITU es ausente de calidad, excelencia y coherencia o cohesión, Mejor Diligencia Debida, Precaución, información, de los procesos recursivos endógenos de:

a) Proyecto de gobierno

b) Gobernabilidad del Sistema,

c) Capacidad de Gobierno.

Así como de los sistemas del I) Desempeño de Organización (Triángulo de Oro):

a) Estructuras Mentales o Cultura organizativa,

b) Prácticas de Trabajo,

c) Formas Organizativas

Y también el sistema del II) Juego Macro organizativo (Triángulo de Hierro):

a) Agenda y procesamiento tecno político/ demanda por sistemas.

b) Petición y rendición de cuentas por desempeño.

c) Gerencia por Operaciones.

Todo esto para no ser una organización o institución de mediocridad ultra-estable y de baja responsabilidad, donando una mejora cualitativa bajo estos conceptos del Paradigma de la Complejidad que son los adecuados y necesarios ante los temas – problemas  cuasiestruturados de incertidumbre dura y final abierto,  dentro de las empresas o corporaciones de acuerdo con:

1) Estrategia,

2) Políticas públicas y

3) Manuales Operacionales de acuerdo a su negocio financiero o comercial, fideicomisario o industrial y en las organizaciones públicas de los Estados.

Asumiendo la complejidad de los conceptos continuos y nuevos, en el ámbito de la praxis horizontal multidimensional, ante los problemas de la complejidad muy especialmente del juego social.

Es así que con el objetivo terminal de mejorar los procesos, métodos, técnicas y herramientas universales de los Organismos Multilaterales: Las 40 Recomendaciones FAFT/GAFI, pretendemos, a través de la iniciativa Ethica lentis y con la criminóloga Raquel Rondon, que desea cambiar el paradigma epistémico de la ciencia de la Criminología, hacer un aporte significativo, con relación a la nueva praxis horizontal, los sujetos, objetos, motivaciones, propósitos, tipos de explicaciones; y la formalización del conocimiento, condición de rigor, viabilidad, medio, supuestos, ámbito de análisis, que da cobertura de validez y aplicabilidad.

El Hombre en su naturaleza dual, poseedor del libre albedrio, de la ciencia de bien y mal, en su conexión de sentido, sabe, examina e inquiere la sabiduría y la razón de la Ciencia, como escudo de perfeccionamiento, como “la piedra lanzada al lago que promana círculos progresivos“  y conoce la maldad, la insensatez y el desvarío del error de la codicia, avaricia, usura, de la sombra empresarial y del salario de iniquidad, la corrupción como centro de gravedad de transgresión social, el pecado social en ascenso (de latín peccare: tropezar, del indoeuropeo: ped-ke tropezar).

El Pecado Social, la corrupción como contravalor en el marco ético – ideológico de la vida moral, deontológica y social, como escudo reverso de libertinaje. La corrupción como una ventaja extraordinaria, una superioridad decisiva de poder.

La Corrupción política y empresarial

Corrupción política y empresarial

En al avance y desarrollo de las ciencias y las tecnologías del estudio de la delincuencia con la política, donde se corrompe la política en sí, es de entender que el actor político se convierte en un delincuente, que produce creaciones disruptivas, como la Delincuencia Organizada Transnacional (DOT) y el delito de Legitimación  de Capitales (LC), con el Financiamiento al Terrorismo (FT). Todo esto cambió en naturaleza, dinámica y magnitud al delito de la Corrupción Lato Sensu, en un sentido más genérico y comprensivo, como delito complejo, como el más viable y aceptable, en la acción y proceso  de producción de la acción: recurso – producto – resultado, en el peso y contrapeso de juicios y perjuicios.

La relatividad especial del tiempo discontinuo. El espacio-tiempo, contra la obsolescencia del positivismo lógico, mecanicista, reduccionista, de ceguera paradigmática, con la objetividad del conocimiento, como ciencia vertical. Por la época de la inmediatez y la supera velocidad de las comunicaciones, en la post industrialización digital y de la nanotecnología, con los algoritmos (algoritmocracia), del nuevo contexto, con los diferentes valores y estructuras, con el don (gif) del instante; en un click comprimimos el tiempo y el espacio.

La tecnología nos facilita el presente, el aquí y el ahora como magnus ictus. Pero si no hay un uso adecuado en razón a la ética, justicia, equidad, valores y categorías, no nos permitirá meditar para aprender a Ser humano, y así la tecnología se convierte en un peligro para la sociedad y las especies. No podemos ser autómatas, bots, de programas informáticos, en el progreso en toda la acepción de la palabra. En una democracia de sociedad abierta, como reanudación y repetición, la trinidad de duración, hábito y progreso, en perpetuo intercambio del instante y sin embargo, otros brotan en la antítesis, que se contrae en la ambivalencia, en la riqueza de caracteres singulares o hecleróticos.

Aprovechan en su libre albedrio y depravan su vigor y clarividencia, para tomar senderos equivocados, precipitadamente, sin prudencia, recuerdo de experiencia, comprensión, discernimiento, consejo, sagacidad y circunspección, para confrontar circunstancias, incertidumbres y procesar mal los problemas, degradando  la sociedad.

En definitiva  es fundamental  que  la ciencia y la tecnología, estén al servicio de la condición humana de la dignidad del hombre, la moralidad y la humanidad, como valor no relativo, son las únicas cosas que no tienen precio: El principio de la Dignidad Humana dentro del Imperativo Categórico de Kant: “Tratar a la humanidad, tanto en su  persona como en la persona del otro, como ser racional, siempre como un fin y nunca sólo como un medio, no tiene equivalencia alguna y el no obedecer a ninguna Ley que no sea instituida, también por él mismo, como autonomía legislativa”.

Escudriñando en la antigüedad del Derecho Romano (República e Imperio) cuna del Derecho Occidental, para ver cómo era tratado el delito de Corrupción, encontré un elemento Común: El avance de la tecnología de su época, con respecto a la institución de la Comunicación, con sus ingenieros avanzados en la red de caminos y acueductos que unían y permitían el control y la paz del Imperio, coincide como momentun del delito de corrupción.

Es así como la institución de la comunicación que facilitó la destrucción del Imperio Romano por los Bárbaros (ente otras situaciones), hoy también amenaza la gobernabilidad.

Esto se puede transpolar al actual avance de la red social digital de la  globalización, pues coinciden en ser una ventaja de movilización política y económica. Es así como la institución de la comunicación que facilitó la destrucción del Imperio Romano por los Bárbaros (ente otras situaciones), hoy también amenaza la gobernabilidad, esto lo sostengo como tesis desde mi libro El Estado Paralelo como cuestión de Seguridad de Estado (2005).

Me vi envuelto en la teoría del Eterno Retorno, como perfección del Universo, con visión circular recurrente de la historia, del espacio – tiempo, de causalidad de pensamiento, sentimientos e ideas, poco atendido, que viene a terminar con instantes acabados.

La historia no es lineal sino cíclica, en forma circular (Gian Batista, Vico, Polibio, Maquiavelo), para alcanzar la perfección con fases erróneas (Herman Hesse, Jorge Luís Borges, Kundera, Nietzsche, Schopenhauer) como fracaso y éxito. Vuelve con otras circunstancias, pero sigue siendo básicamente semejante. Con su extensión al Derecho Internacional y la extradición del Delincuente de acuerdo a convenios multilaterales y la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y la creación de Tribunales Internacionales, con muy particulares caracteres distintos.

El progreso técnico – científico en materia de comunicación, muy especialmente en lo digital y de la aviación como factor de impunidad y fuga, como ocurre en los países latinoamericanos, donde el negocio de los explotadores del poder por el poder, de tiranos y totalitarios con influencia oficial y la fortuna acumulada fuera de sus países, como poderoso instrumento de perturbación para preparar conspiraciones, compra de armas, mercenarios y sobornar altos funcionarios internacionales, la corrupción reviste un carácter nuevo, que es necesario resolver y enfrentar en función de la “Legítima Defensa de los Pueblos” (siguiendo a Carlos Sánchez Viamonte y Carlos A. Battcoch).

Los romanos al tipificar la Corrupción como delito complejo en sus diferentes tipos: Peculado, Concusión Explicita, Exacción Arbitraria, Extorsión como Maetus  Publicae  Potestatis, Cohecho que es bilateral, Robo, Defraudación, Prevaricato, Enriquecimiento Ilícito y demás concusionarios; castigaban por los ciudadanos romanos con la pérdida del empleo y la honra, el destierro, el trabajo en las minas, la muerte y la confiscación de los bienes, el resarcimiento del daño con la restitución del doble, así como la privación de la condición de ciudadano.

En el Derecho Romano se engloban bajo el nombre de Crimen Repetundarum  (repetición, restitución) por defraudación de caudales públicos, La quaestio peculatus, por traición a la patria y  a los demás relacionados con éste quastio maiestatis  contra los que hicieron mal uso de las funciones públicas, es decir que el delito perduellionis, contra la majestad del pueblo o la seguridad de Estado, que es el bien tutelado perjudicado, con los que  habrían violado la Constitución. Entre los romanos este delito tenía más alcance que los delitos contra las personas (Teodoro Mommsen).

La Delincuencia Organizada Transnacional, DOT y la Corrupción, al igual que  los totalitarismos y los despotismos, aprovechan cualquier efecto indeseado catastrófico o impredecible (incendios, terremotos, pestes), para justificar sus regímenes de baja responsabilidad en el cumplimiento de sus obligaciones sociales, y así desfalcar el erario público, como Estado Paralelo, para radicalizar su represión y desprecio, hacia la dignidad del hombre y sus derechos humanos, DDHH, en aras de su poder Legibus solutos, por ser ruinosos, catastróficos y degradantes, para sí mismos y la Sociedad contemporánea.

En esta síntesis del instante fecundo, como intervalo de la probabilidad condensada y la masiva participación, control y progreso de la civilización, de las redes sociales y de la meta – comunicación con lógica informal (Rayle) y desimbolización (Pniker) e información digital, como “autopista digital de la información  globalizada”, la internet y la red World Wide Web, la blockchain, remplazó del rol del dinero (criptomoneda), donde tiende a desaparecer el dinero que opaca la “ruta de la seda” proverbial, en uno por cien.

La auto referencia crítica y cuestionadora, tanto en el sistema gobernante de producción pública, así como en el sistema gobernado de producción privada; inventos como el transistor, el rayo láser, etc. la automatización bio cibernética, la inteligencia artificial, la velocidad y el confort del transporte aéreo y marítimo sónico y supersónico, la transmisión en “tiempo real”, son todos estos avances parte del nudo crítico de la época contemporánea en la comunicación como institución social.

La planificación comunicativa sostiene que poseemos suficientes controles técnicos sobre la sociedad, en cambio, hemos asumido erróneamente que la comunicación técnica puede remplazar la consciencia cívica y ética, siendo que esta requiere más conciencia cívica, motivaciones más claras y la acumulación de la voluntad política como opina Jürgen Habermas.

Se transforma con la globalización, la matriz epistémica rectora del modo general de conocer, ante la debilidad, inseguridad y la incertidumbre de la razón, como invariante de conocer, ante los descubrimientos de las ciencias y tecnologías; para confirmar que el delito de corrupción pública (oficial), civil (privada), política, económica y social, como problema político, económico y social globalizado, en toda su extensa gama, tipificada por el Derecho, se transformó como instrumento determinante de la asociación para delinquir de la Delincuencia Organizada Transnacional, DOT.

La corrupción se potencia en calidad de asociación macro empresarial organizada para delinquir, con animus negocialis, como Aparato de poder o Estado Paralelo, soberano, libre, con suficiente vector de peso o fuerza para vulnerar el monopolio de las características de poder político: la universalidad, inclusividad y exclusividad de los Estados y corrompiendo la soberanía popular como soberanía incontrolada  en manos del usurpador.

La corrupción como un núcleo intangible da una ventaja extraordinaria y una superioridad decisiva de poder de acción a la Delincuencia Organizada Transnacional DOT.

La corrupción ha conquistado concertar un modus vivendi por cooptación o colaboración, como asociación civil organizada inteligente ilegal o legal con objetivo socio-económico delictivo, dentro de la sociedad o el Estado.

El hombre viator, el hombre caminante, el viajero, meta-comunicativo, que va de peregrino hacia las estrellas y más allá, ingrávido;  también se ha convertido en el  Homo Corruptus del Otro Yo.

Es un delito grave de violencia de segundo tipo, omnipresente, simbiótico, concomitante omnipresente, sincrónico y diacrónico, invisible socialmente, insidioso, como anomalía y amenaza grave y presentánea, pluriofensivo en convolución con la vulnerabilidad y riesgo prolongado contra la integridad de los Estados, la Sociedad y comunidad internacional; apercibida y protegida por ingenieros financieros, actuarios expertos en finanzas, contralores, especialistas en carteras eficientes, entre otros, al servicio de su ocultamiento con una invisibilidad profesional.

En una actitud básica y absolutamente crítica, ante la emergencia de lo nuevo, lo imprevisto y la incertidumbre del mundo contemporáneo globalizado; ante el modus hodiernus, el hombre viator, el hombre caminante, el viajero, meta-comunicativo, que va de peregrino hacia las estrellas y más allá, ingrávido;  también se ha convertido en el  Homo Corruptus del Otro Yo, como jamás fue contado, como jamás hemos oído. Horresco referenes (virgilio Aen. 2. 205).

Aquí en la tierra media, toma un papel protagónico crucial y se desempeña como el sujeto actor del delito de corrupción, asociado a la Delincuencia Organizada Transnacional, DOT.

Esto no es un cambio como ente o entidad, como entitas quidaditativa, del modo de ser de la naturaleza de la especie  (Duns Scoto, Socrates),  sino en su Ethos conductual, en etología (Stuart. Mill) del carácter individual y del carácter social o colectivo, del sistema situacional globalizado. El hombre masa, en todas las clases sociales de la híper población que emerge y desaparece, subsume al Hombre Épico, al Percival en busca del grial de Wagner.

En el proceso de observación y acción en el avance de la ciencia y la tecnología, se  inválida la idea de  descripción objetiva de la realidad de la lógica positivista, y desde El Yo y sus circunstancias, el hombre Viator científico y tecnológico, evoluciona al nuevo paradigma de conocer, el Paradigma de la Complejidad siendo creativo, innovador y descubridor. La Eubulía  (Aristóteles, Santo Tomás) Teoría del desarrollo del juego social y Planificación Estratégica Situacional. Una respuesta distinta civilizadora.

Entre las características del delito de Corrupción lato sensu, han encontrado la de invisibilidad con cierta duda, por estar expresamente usada como hipérbole intencional, para llamar la atención en las estrategias para la construcción de viabilidad y aceptabilidad, por la calidad de ejercerla.

El delincuente con somorgujo (ocultamiento con cautela), para distinguir con precisión de delito insidioso por parte de actor delincuente de  hechos de Sangre, cruento, de acuerdo con su intencionalidad corrupta, actúa armando asechanzas, engaño, malicioso o dañino con apariencias inofensivas, como  máscara de cobertura. Aquí entra la “invisibilidad social” en relación  a la “deseabilidad social” y las “representaciones sociales” como antivalor social y el “síndrome de Estocolmo derivado”, que hace ver la corrupción como “oportunidades creativas del hombre práctico, audaz, ante las circunstancias difíciles, donde la ética y la moral de la honestidad e integridad estorban”.

Es un delito Invisible. Incapaz de ser visto. La corrupción como delito adquiere propiedad de no ser visible en la medida que crece, se desarrolla y consolida en una sociedad.

Es un delito Invisible. Incapaz de ser visto. La corrupción como delito adquiere propiedad de no ser visible en la medida que crece, se desarrolla y consolida en una sociedad que por su tolerancia culpable, permisibilidad, consentimiento, aceptación social, justificación de los que practican, justificación de la pérdida de valores; la corrupción se “incluye en el paisaje” (C. Matus).

La corrupción es tan de uso común y cotidiano, que entra en “el secreto de lo obvio” (C. Matus), se hace costumbre, forma parte de los hábitos y de la conducta social, no causa asombro, ni escándalo social, ni cuestiona su legitimidad, se mimetiza como “actividad necesaria de astucia en los negocios”. Nada o casi nada se hace o se logra sin su participación. Pasa desapercibida, nadie la nota, pasa invisible. 

Con relación a la aceptabilidad y empatía colectiva de sentimientos encontrados, por ausencia de violencia de 1er tipo, pues el agresor de la corrupción, delito de inteligencia, ejecutado con astucia, delito incruento, etc., despierta asentimientos afectivos y de “admiración popular”, como la fábula de “Tío tigre y Tío Conejo”.

En la corrupción se observa el uso de la astucia sobre el uso de la fuerza de los delitos urbanos, como trastornos disociativos de frustración social y por deficiencias culturales, con relación al efecto Robbin Hood, cuando por ejemplo, crean fundaciones filantrópicas, para guardar apariencias y conquistar la aceptación de la multitud vulgar.

Es un sistema – situación ambiguo de víctima y cómplice forzado o cooptado, dentro de las circunstancias de los supuestos de: Corrupción Propia y Corrupción Impropia. El uso del soborno por causa criminal, la verificación falsa, la desviación de valores y créditos que supera la desviación de fondos públicos, el tráfico de influencia, la persuasión, el concierto con el contratista, el uso del poder para beneficio propio sin respetar los intereses de terceros, ni el bienestar social como bien jurídico tutelado.

No es una complicidad delictiva automática, es una adquiesencia, aceptar la lógica de la  necesidad, la captación de la malevolencia. No andan de concierto con los corruptos de por sí, tampoco son los incitadores, ni propician su deseabilidad y aceptación que genera de por si impunidad, que solo pueden cometerla los administradores de justicia o los gobernantes por competencia y jurisdicción.

La corrupción tiene que ver con una tolerancia culpable, pensar y sentir orgullo en pensamiento grupal, o perdida de solidaridad y sentir identificación con la conducta corrupta empresarial, contemporizar de comodones y cobardes, la falta de espíritu crítico, la prudencia como eufemismo de pretextos, para no ahondar, por ignorancia y falta de información y de valores éticos, confusión, desvergüenza, acedia, pérdida de la solidaridad ciudadana ante un sistema utilitario de culto grupal, etc.

La codicia como álveo de la corrupción, es la madre del apetito desordenado de riqueza u otras cosas como el poder.

La codicia como álveo de la corrupción, es la madre del apetito desordenado de riqueza u otras cosas como el poder. Se denomina: envidia, gula, avaricia, en un fin en sí mismo, que en sus ajustes y tratos procura engañarse, como deseo vehemente.

La corrupción está relacionada con la comisión de injusticias, en perjuicio de persona a persona, entre la persona y la COMUNIDAD, o entre la COMUNIDAD y la persona, contra el Bien Común y contra los principios de subsidiaridad jurídica y solidaridad, principios penales, sancionatorio y por último Ratio Penal y principio de necesidad, con sus exigencias en la amplia esfera de los Deberes y Derechos de los ciudadanos,  corromper o privar de algún bien al otro. La corrupción es un  desorden social del hombre en contra de la sociedad, es un desorden del hombre a la entropía positiva.

Se debe recapacitar sobre el  error de usar la clasificación de estos delitos contra la cosa pública, separados de los delitos contra la independencia y la seguridad de la Nación (traición a la patria, poderes nacionales de los Estados y contra el derecho internacional).

Se debe revisar la categorización de los delitos contra la cosa pública en los casos de corrupción, peculado, concusión de la cosa pública, por el Principio de  Complentaridad de Niels Bohr, para  integrar en un todo concreto y lógico, en la riqueza de lo real, de lo concreto y de la red de relaciones de racionalidad múltiple (Habermas). Se debe tomar en consideración la relación entre estos delitos, sus actores y el perjuicio del Estado, en un contexto con sus coordenadas socio – históricas, con una razón epistemológica más rigurosa, complementaria; con más profundidad de la actividad epistémica, se perciben como  compatibles, complementarias, conciliables (Barbour, Hesenberg), a lo que parecen como explicaciones conflictivas y contradictorias en la racionalidad clásica.

Cuando el delito de corrupción y sus tipificaciones, no halla conexión con el Estado y sus instituciones, sino entre empresas o corporaciones y los ciudadanos individuales u otras  colectividades privadas, sin conexión alguna con funcionarios públicos administrativos públicos o de justicia; no se aplican los delitos graves de lesa majestad (quastio maiestatis) que ocasiona el Estado Paralelo, porque no surge la lesión de la naturaleza del Estado Político y sus características intrínsecas de soberanía. Es entonces el actor de la corrupción un trasgresor de su Ley y orden nacional e internacional globalizado y genérico, como delincuente de alta peligrosidad que vulnera los derechos humanos DDHH, con su acción y conducta delictiva.

“La corrupción presupone un sistema jurídico y económico vigente, cuyas normas se quiebran. Pero si las normas del sistema son idénticas a las de la corrupción, la diferencia deja de tener sentido.”

 

Günter Amendt. De Grosse Weise Bluff

Nota del Editor:

El Dr. Bayardo Ramírez Monagas es un destacado jurista venezolano, Abogado egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en 1962, proyectista de la Ley Orgánica Sobre Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas (LOSEP) y la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada (LOCDO). Primer Presidente de la Comisión Nacional Contra el Uso Ilícito de las Drogas (CONACUID), Ex Asesor del Parlamento Andino y Latinoamericano. Creador del Nomen Iuris “Legitimación de Capitales” en la tipificación jurídica de la conducta representada bajo los conceptos del vulgo “Lavado de dinero (sic)” o “Blanqueo de Capitales (sic)”; Autor de numerosos libros entre los que destacan “El Estado Paralelo: Solo Negocios” y “Corrupción y Guerras de Cuarta Generación”, entre tantos otros.

Pin It on Pinterest