editorial@ethicalenthis.com

Análisis y Prevención en Criminología Económica

El confinamiento afecta el comportamiento delictivo y al mismo tiempo alcanza el desempeño de las instituciones de seguridad y justicia penal. Como tendencia global destaca el aumento en la violencia de genero y violencia intrafamiliar, los ataques cibernéticos y los delitos informáticos, así como los delitos relacionados a productos sanitarios y de salud pública indispensables para afrontar la pandemia. La mayoría de las violaciones de datos se originaron fuera de las empresas lo que significa que quienes trabajaban desde casa podrían haber cometido imprudencias que aumentaron los riesgos a la seguridad datos. La aparente disminución inicial de casos de violencia familiar derivados a la Policía, llamó la atención y puso en acto medidas urgentes y creativas para proveer ayuda y dotar de un canal de denuncia a favor de las victimas, quienes al no poder salir de casa, se vieron impedidas de recurrir a los canales regulares. el comportamiento delictivo no ha respondido a un patrón único y uniforme durante la pandemia.

La pandemia coronavirus en el mundo ha paralizado gran parte del sector económico y ha servido como catalizador de crisis y problemas sociales en curso, que aunque no puedan ser atribuibles completamente a la pandemia, se han visto agravados por esta contingencia.

 Los viejos problemas estructurales de los países: conflictividad democrática, debilidades en las instituciones públicas, desigualdad, etc., que forman parte del escenario – situación global, han ganado visibilidad y relevancia al traducirse en las diferencias en el manejo de la pandemia por países que vimos en la primera entrega de este análisis.

 

También los delincuentes, para quienes el crimen es su “modus vivendi”, han debido adaptarse rápidamente.

Ahora bien, así como las familias y las empresas han debido adaptarse a los cambios surgidos con el confinamiento, también los delincuentes, para quienes el crimen es su “modus vivendi”, han debido adaptarse rápidamente. Es lo que llamamos “mutatis mutandi»- cambiando lo que se debia  

cambiar. La capacidad del actor a cambiar continuamente en respuesta a los cambios del escenario – situación y que le garantiza su propia supervivencia.

 

Veamos ahora algunas estadísticas para comprender estos cambios desde la perspectiva criminológica.

 La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), organismo dependiente de la Organización de las Naciones Unidas, el 25 de Agosto de este año en la XIX Reunión del Comité Ejecutivo de la Conferencia Estadística de las Américas, presentó su informe titulado Pandemia, Confinamiento y las Estadísticas de Seguridad y Justicia[1] del cual extraemos lo siguiente: 

El confinamiento afecta el comportamiento delictivo y al mismo tiempo esta afectación alcanza el desempeño de todas las instituciones de seguridad y justicia penal.

 

El confinamiento afecta el comportamiento delictivo y al mismo tiempo esta afectación alcanza el desempeño de todas las instituciones de seguridad y justicia penal. A las funciones de seguridad y mantenimiento del orden social, se suman funciones de vigilancia y protección sanitaria. 

Para las autoridades del sistema de justicia penal, existe el reto de cumplir con las medidas de distanciamiento social y confinamiento sin descuidar sus funciones y procurando la salud y el cuidado del personal bajo su cargo y de las personas privadas de la libertad.

La alta demanda de información estadística sobre los indicadores del delito por parte de las instituciones, obligó a recurrir a alternativas para el levantamiento de la información, recurriendo en algunos casos a fuentes periodísticas.

Mantener actualizadas las bases estadísticas sobre los indicadores de seguridad ciudadana resulta un reto importante en estos momentos de teletrabajo, algunos instrumentos como las encuestas de hogares han debido ser sustituidas por llamadas telefónicas a los hogares. De igual manera, se ha recurrido a otras fuentes auxiliares de estadística delictiva como las líneas telefónicas de ayuda; entendiendo sin embargo, que un alto porcentaje de estas llamadas son falsas.

Las primeras informaciones sobre los cambios en los indicadores de seguridad ciudadana llegaron de Italia y España. La CEPAL, buscaba conocer como sería la situación en América Latina con el avance del confinamiento en los distintos países y tener un comparativo con los datos europeos. Es así que iniciaremos por los datos de estos dos países. 

Indicadores delictivos por zonas geográficas.

Indicadores delictivos por zonas geográficas.

Zonas Geográficas

EUROPA

1. Italia

Los diferentes tipos de delitos violentos disminuyeron drásticamente. Según datos del Ministerio del Interior publicados a finales de marzo 2020[2], en las primeras tres semanas del mes, los intentos de homicidio disminuyeron en un 50% en comparación con el mismo período de 2019, mientras que los hurtos bajaron del 67,4%, los robos en un 54,4% y los incendios en un 76,7%.

El panorama general reportó una disminución del 64% en la delincuencia.

El panorama general reportó una disminución del 64% en la delincuencia. El Ministerio del Interior atribuye este cambio a las rigurosas medidas adoptadas de confinamiento para contener la

propagación del Coronavirus, que han determinado una limitación de los movimientos de personas, lo que ha influido en la tendencia delictiva.

En el período del 1 al 22 de marzo de 2020, se cometieron 52.596 delitos en todo el territorio italiano. En el mismo período de 2019 fueron 146,762, para una disminución del 64%. Los datos están contenidos en el informe sobre la delincuencia en Italia, elaborado por la Dirección Central de Policía Criminal del Departamento de Seguridad Pública, publicado en el sitio web del Ministerio del Interior.[3]

 Sin embargo, la asociación italiana D.i.Re, que agrupa a 80 centros antiviolencia en Italia, dio a conocer algunos datos sobre las solicitudes de ayuda relacionadas a casos de violencia doméstica recibidas entre el 2 de marzo y el 5 de abril: un total de 2.867 llamadas, un 74,5% más que el promedio mensual de 2018, el último año registrado[4].

 

El Covid-19 también tuvo un impacto sobre las violaciones a la seguridad de datos personales, un aumento del 273%.

El Covid-19 también tuvo un impacto sobre las violaciones a la seguridad de datos personales. Con una cifra oficial de data breach (violación de datos) de un aumento del 273% en el primer trimestre 2020, respecto al mismo período del año anterior lo que implica un máximo histórico en este tipo de delitos[5].

Los ataques cibernéticos se capitalizaron al máximo. En promedio, se robaron 850.000 registros por cada violación o data breach reportada. La mayoría de las violaciones de datos se originaron fuera de las empresas lo que significa que quienes trabajaban desde casa podrían haber cometido imprudencias que aumentaron los riesgos a la seguridad datos de la empresa.

Un estudio realizado por Bitmat[6] enfocado en las 36 violaciones confirmadas e identificadas como directamente relacionadas con la pandemia COVID-19 y con base en la información adicional de otros 474 incidentes contra la seguridad de datos reportados por sus socios entre marzo y Mayo de 2020, se destaca lo siguiente:

a) Aumento continuo de errores humanos: Una cuarta parte de las violaciones analizadas se debieron a esto. Tras las largas interrupciones del trabajo, el aumento de la carga de trabajo por la reducción de los recursos utilizados y, por supuesto, la distracción por la presencia de la familia y los compromisos de aprendizaje a distancia, no es de extrañar que durante la pandemia aumentara el número de errores.

b) Ataques de ciberpiratería relacionada con credenciales robadas: Más del 80% de las infracciones fueron causadas por credenciales robadas o forzadas.

c) El uso de ataques ransomware está aumentando: Analizando los datos relacionados con la pandemia, varios incidentes examinados involucraron el uso de ransomware. Estos implicaron la duplicación y publicación (parcial o total) de datos en línea. De los nueve incidentes relacionados con malware, siete fueron violaciones confirmadas, lo que demuestra un aumento en el uso de ransomware.

Uno de los ataques cibernéticos más significativos fue el ocurrido al sitio web del l’Istituto Nazionale della Previdenza Sociale (INPS), encargado del sistema de seguridad social y pensiones, en su canal on line para la obtención de un bono de € 600 como ayuda de gobierno a las familias en dificultad durante la pandemia.

El sistema colapsó a consecuencia de un probable ataque de DDOS, un intento masivo e irregular de accesos que llevó a una falla que exponía datos de distintos usuarios al ingresar a la página, quienes podían visualizar en claro, los datos de otras personas, su nombre, apellidos y documentos personales. Esta grave violación a las normas de seguridad podría costarle una multa al INPS por parte del Garante Privacy, regulador italiano en la materia de 20 millones de euros.[7] 

2. España

Según datos públicos del Ministerio de Interior,[8]  desde el inicio del confinamiento se registraron 19.656 infracciones penales, lo que supone una reducción global de la delincuencia de un 73,8% respecto al mismo período de 2019, cuando se contabilizaron 75.089.

Por tipologías, son los delitos de odio con una disminución del 73,1% los que presentan mayor caída, seguidos de las infracciones contra la seguridad vial con un disminución de 57,1% y el tráfico de drogas que bajó en un 49,8 %.

Los delitos patrimoniales, que habitualmente constituyen el 75% de las actuaciones de las fuerzas de seguridad pública española, también descendieron en conjunto en un 81,2%.

Dentro de esta tipología, las estafas disminuyeron en 89,6%, la ocupación de inmuebles presentó una baja en 79,7% y el hurto de vehículos disminuyó en 69,9%.

Sin embargo, estas estadísticas presentan lo que se denomina la falacia del delito urbano como indicador de seguridad ciudadana.

LATINOAMÉRICA

1. Perú

No reporta disminución en ninguno de los indicadores de seguridad ciudadana y delincuencia, por el contrario, se observa un aumento en todos los casos.

El registro estadístico de datos sobre criminalidad del Perú que lleva el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) es uno de los más detallados y mejor curados de Latinoamérica. En sus datos oficiales no reporta disminución en ninguno de los indicadores de seguridad ciudadana y delincuencia, por el contrario, se observa un aumento en todos los casos.

El índice de percepción de inseguridad que a inicio de año se ubicaba en 85,2% aumentó ligeramente a un 85,9%. De este indicador derivan a su vez: el índice de percepción de la corrupción que se ubicaba en 53,5% y llegó a 60,8%; y el índice de percepción general de delincuencia que pasó de 41,4% a un 41,7%,

 Adicionalmente las encuestas de victimas referidas a aquellos que señalan haber sido victima de algún delito, presentó una variación que pasó de 25,3% al inicio del año, para ubicarse en un 26,8% al primer semestre 2020.

cifra de asaltos, enfrentamientos entre pandillas, atracos y robos a viviendas durante la pandemia

Otros datos encontrados indican un aumento en la cifra de asaltos, enfrentamientos entre pandillas, atracos y robos a viviendas. La Policía Nacional del Perú[9] en el primer mes de aislamiento del 16 de marzo al 12 de abril se contabilizó 489 delitos de este tipo y en el mes siguiente encontró un aumento de 230,8% pasando a 1129 casos entre 13 abril y el 14 de mayo.

 Se estimaba que esta cifra iría disminuyendo en el devenir del tiempo a consecuencia del confinamiento pero no fue así.

 

2. Colombia

Según datos oficiales de la Policía Nacional de Colombia los delitos disminuyeron sistemáticamente durante el confinamiento, algunos hasta un 90%.[10]

Los homicidios disminuyeron alrededor de un 55%. Entre el 25 y el 30 de marzo, en los primeros días de la cuarentena nacional ordenada por decreto ejecutivo, 91 personas fueron asesinadas. En ese mismo período, el año anterior, las víctimas fueron 206.

Entre los 22 tipos de delitos que monitorea la Policía Nacional de Colombia, 15 disminuyeron más del 80% en ese mismo período. Los casos de lesiones personales pasaron de 2046 casos a 283. El hurto a personas de 5.035 a 486; y el hurto de celulares pasó de 2.894 a 289 casos.

En Colombia se presentaron seis denuncias de extorsión en los primeros cinco días de cuarentena, frente a 130 en el mismo período de 2019.

Comportamiento Delictivo en pandemia

La aparente disminución inicial de casos de violencia familiar llamó la atención y puso en acto medidas para dotar de un canal de denuncia a favor de las víctimas.

La aparente disminución inicial de casos de violencia familiar derivados a la Policía, llamó la atención y puso en acto medidas urgentes y creativas para proveer ayuda y dotar de un canal de denuncia a favor de las victimas, quienes al no poder salir de casa, se vieron impedidas de recurrir a los canales regulares.

Luego de tres semanas de aislamiento preventivo obligatorio se registró un aumento del 142% del número de llamadas relacionadas a hechos de violencia intrafamiliar, según cifras del Observatorio Colombiano de las Mujeres. Entre el 24 de marzo y el 11 de abril de 2020, la línea 144 del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar registró un total de 4845 solicitudes de atención a niños, niñas y adolescentes[11].

 En cuanto a los delitos informáticos, especialmente el phishing, la Policía Nacional de Colombia confirmó que desde el inicio de la pandemia a junio, se presentaron 2.103 casos de suplantación de sitios web, mediante correos o mensajes que inducen al engaño con el propósito de sustracción de datos personales lo que representó un aumento del 59% frente al mismo período del 2019.[12]

3. Chile

Los datos publicados por el Ministerio Público en el primer semestre de 2020 indican que los homicidios pasaron de 516 casos a 740 casos. Lo que representa un incremento del 43,4% respecto al mismo período del año anterior[13].

Otros delitos presentaron un disminución. En los primeros 28 días del confinamiento el robo disminuyó en un 34,4%, el robo con violencia disminuyó en 39% y el robo con fuerza bajó un 31%[14].

El comportamiento criminal no manifestó una variación uniforme en todo el país. En algunas comunas el robo en lugar habitado subió un 167%[15].

Delitos por Pandemia

4. Argentina

Un estudio del Laboratorio de Investigaciones sobre Crimen, Instituciones y Políticas (LICIP) de la Universidad de Tella, muestra una caída de 14.5 puntos porcentuales respecto a abril de 2019 y de 10.5 puntos porcentuales en comparación con la medición de marzo de este año, siendo el índice de delitos más bajo en Argentina desde 2008.[16]

El informe estima que el 18.7% de los hogares en 40 centros urbanos del país fue víctima de al menos un delito en los últimos 12 meses. De cada 100 hogares, 11 sufrieron al menos un robo con violencia. Esta modalidad delictiva tiene una participación relativa del 55% sobre el total de delitos sufridos por los hogares.

Aumentaron los llamados a las líneas de ayuda por violencia de género y familiar.

Por otra parte, luego de la disposición del confinamiento como medida obligatoria dispuesta contra el coronavirus, aumentaron los llamados a las líneas de ayuda por violencia de género y familiar: en la línea 144 recibieron un 40% más de llamados y en la 137 subió un 20%.

Así mismo, el  Observatorio de Femicidios en Argentina de la organización «Casa del Encuentro», reveló que durante el período de aislamiento social preventivo obligatorio por COVID 19, del 20 de marzo al 14 de mayo del 2020 se cometieron 49 femicidios de mujeres y niñas, 4 de las víctimas de femicidio eran niñas, 1 femicidio vinculado de menor adulto. Destaca que en estos casos 1 de cada 5 mujeres tenían denuncia previa, el 71% fueron asesinadas en sus hogares, 72% eran menores de edad. En cuanto a los autores del hecho el 67% de los femicidas fueron parejas o ex parejas. Las provincias con más femicidios resultaron ser: 24 en Buenos Aires, 4 en Santa Fe, 3 en Misiones y 4 en Tucumán.[17]

DATOS GLOBALES RELEVANTES

Otros delitos relevantes en pandemia

Otros delitos

Según datos recogidos por el Observatorio de Igualdad de Genero de América Latina y presentadas en la reunión virtual del comité ejecutivo de la conferencia estadística de la CEPAL[18], los feminicidios o femicidios disminuyeron en casi todos los 10 países de los que se recogen datos, durante los meses de confinamiento, a excepción de México donde aumentaron de 295 casos en el primer semestre de 2019 a 309 feminicidios en el mismo período del 2020.  

Femicidios

Así mismo se observó una disminución de los intentos de feminicidios o femicidios no consumados principalmente en Chile, Panamá, Paraguay y Perú.

Disminucion de Femicidios

El incremento en el robo y falsificación de medicamentos y equipos de protección reportado por el portal de noticias ONU

Otro dato global relevante es el incremento en el robo y falsificación de medicamentos y equipos de protección reportado por el portal de noticas ONU[19], donde se indica que los grupos criminales han explotado la pandemia de COVID-19 para llevar a cabo actividades delictivas relacionadas a materiales sanitarios.

Señala que desde Alemania hasta Argentina se han visto crímenes de este tipo con delincuentes que se aprovechan de la ansiedad pública. La evidencia muestra que eventos ilícitos, como fraude, estafas e incautaciones que involucran la fabricación y el tráfico de productos médicos de calidad inferior y falsificados, han seguido la propagación del virus.

Por ejemplo, en Alemania, las autoridades sanitarias a contrataron a dos compañías para obtener envíos de mascarillas faciales por valor de 15 millones de euros a través de un sitio web que resultó ser clonado y simulaba el sitio oficial de una empresa aparentemente legítima en España.

En Argentina, se abrió investigación a una compañía que estaba produciendo desinfectante y mascarillas pero no tenía autorización por los reguladores locales para su producción y distribución.

En Eslovenia, el Gobierno pagó un avance de 300.000 euros para recibir tres millones de mascarillas médicas de una compañía en Bosnia y Herzegovina que nunca llegaron.

A lo largo de Asia, en países como India, Tailandia, Laos, China, Singapur y Malasia además se han identificado una gran cantidad de fraudes y robos de todo tipo de materiales de protección e incluso pruebas de COVID-19 y el medicamento denominado cloroquina. Esta situación se ha repetido en varios países africanos.

En conclusión, el comportamiento delictivo no ha respondido a un patrón único y uniforme durante la pandemia. Cada país y dentro de este, cada comunidad, ha observado variaciones en la disminución y aumento de los indicadores de criminalidad, que responden a las particularidades propias de cada lugar. Este análisis ha buscado recopilar datos con el mayor rigor, sin embargo algunas informaciones estadísticas no son completamente comparables, ya que provienen de metodologías de recolección muy diversas entre sí.

Como tendencia global destaca el aumento en la violencia de genero y violencia intrafamiliar, los ataques cibernéticos y los delitos informáticos, así como los delitos relacionados a productos sanitarios y de salud pública indispensables para afrontar la pandemia.

Te puede interesar: COVID-19 Cómo la pandemia ha cambiado el escenario económico y criminológico. Primera entrega: Aspectos Económicos.

 

[1]  https://www.youtube.com/watch?v=VOoSAvHztgc

[2] https://www.ilpost.it/2020/04/16/coronavirus-reati-mondo/

[3] https://tg24.sky.it/cronaca/2020/03/26/coronavirus-calo-reati

[4] Idem 2

[5] https://www.securityopenlab.it/news/502/data-breach-273-di-dati-esposti-nel-primo-trimestre-2020.html

[6] https://www.bitmat.it/blog/news/101621/data-breach-limpatto-del-covid-19-sulla-violazione-dei-dati

[7] https://www.repubblica.it/economia/2020/05/16/news/caos_inps_del_primo_aprile_garante_della_privacy_gravi_violazioni_entro_15_giorni_inps_deve_avvertire_le_famiglie_risch-256815542/

[8] https://www.efe.com/efe/espana/destacada/la-criminalidad-bajo-en-un-73-8-primera-quincena-del-estado-de-alarma/10011-4236094?utm_source=wwwefecom&utm_medium=rss&utm_campaign=rss

[9] https://puntoseguido.upc.edu.pe/volvieron-al-ataque-y-esta-vez-con-mascarilla/

[10] https://www.semana.com/nacion/articulo/coronavirus-la-pandemia-doblego-al-crimen-en-colombia/661433

[11] https://www.elespectador.com/noticias/actualidad/violencia-intrafamiliar-medidas-urgentes-y-creativas-para-enfrentar-la-otra-pandemia/

[12] https://www.vanguardia.com/area-metropolitana/bucaramanga/los-delitos-ciberneticos-se-dispararon-en-colombia-durante-la-pandemia-KJ2685268

[13] https://www.emol.com/noticias/Internacional/2020/08/02/993621/pandemia-aumento-violencia-chile-region.html

[14] https://www.24horas.cl/coronavirus/disminuyen-los-delitos-de-mayor-connotacion-social-durante-la-pandemia-4239555

[15] https://www.latercera.com/nacional/noticia/interior-reporta-disminucion-en-delitos-robos-con-violencia-caen-un-23-en-ultimo-mes/UME5RC2L2JA2LBXUSM6GZBRW6I/

[16] https://www.utdt.edu/ver_nota_prensa.php?id_nota_prensa=18396&id_item_menu=6

[17] http://www.saij.gob.ar/gisela-paola-villalba-femicidio-otra-pandemia-dac

[18] https://www.youtube.com/watch?v=VOoSAvHztgc

[19] https://news.un.org/es/story/2020/07/1477111