editorial@ethicalenthis.com

Análisis y Prevención en Criminología Económica

Corrupción en el Banco Vaticano

La Criminalidad Económica en el seno de la Iglesia Católica

por Raquel Rondón | Abr 13, 2020 | ArticulosCorrupcion | 0 Comentarios

La corrupción en el Banco Vaticano no viene fiscalizada. El tesoro del Vaticano, estaba calculado en
3.500 MM de euros, de los cuales la mayor parte estaban en lingotes de oro, esto hacía de la
Ciudad-Estado del Vaticano, la segunda potencia mundial más rica del mundo, luego de los Estados
Unidos. Estas riquezas habrían aumentado un 650% al 2019. Actualmente, en Roma, el vaticano
posee 24.000 propiedades inmobiliarias que generan dividendos anuales de unos 700 millones de
euros. En los Estados Unidos, la huella financiera es de unos 170 millones de dólares anuales. Si la
iglesia católica fuera una corporación, estaría entre las primeras 20 compañías de los Estados
Unidos, al nivel de empresas como la General Motors o Apple, entre otras.

En los últimos años la iglesia católica no ha escapado de turbios escándalos. Desde los casos de pedofilia denunciados en distintas partes del mundo, el abuso de poder de algunos párrocos, la gestión fraudulenta en las donaciones de feligreses y hasta la especulación en el sector de bienes raíces. De todos estos, el Banco Vaticano es el que esconde situaciones más turbulentas de criminalidad económica.

La corrupción en el Banco Vaticano no viene fiscalizada, ni por agentes independientes de control interno, ni menos por organismos de prevención y control externa.

La corrupción en el Banco Vaticano no viene fiscalizada, ni por agentes independientes de control interno, ni menos por organismos de prevención y control externa. La publicación de un balance anual y el acceso a estos datos a través de una página Web, es algo reciente, apenas desde el 2013 y como consecuencia de las reformas que el Papa Benedicto XVI inició y que fueron retomadas por el Papa Francisco, para tratar de dar alguna claridad a una operatividad que históricamente ha sido más bien opaca.

El Instituto para las Obras de Religión- IOR, es el nombre formal para la institución bancaria que comúnmente viene denominada Banco Vaticano. Se trata de una organización pontificia creada en 1942 por el Papa Pio XII, con sede en la Ciudad- Estado del Vaticano.

El IOR- Banco Vaticano, no tiene tamaño para la magnitud de los escándalos que ha suscitado. Es una entidad financiera pequeña, según el más reciente balance oficial, posee solamente 14.953 clientes, 98 empleados, un patrimonio neto de 654,6 millones de euros y utilidades rendidas al santo padre por 17.5 millones de euros.

Para el año 1929 el IOR era un fondo de inversiones que gestionaba los activos de la sede papal recibidos con ocasión al Tratado Lateranensi por el cual el Gobierno fascista de Benito Mussoloni desembolsó al Papa Pio XI, la suma de 1 billón, 578 millones de Liras (el equivalente al 37,5% de las reservas internacionales del Estado Italiano para la época) como indemnización por la cesión del poder del Papa sobre el territorio central de Italia, que pasaría a ser gobernado por el dictador y con lo que se reduciría la soberanía e independencia del Vaticano a la ciudad de 44 hectáreas que constituyen hoy día la Ciudad- Estado.

En consecuencia, ese año el Papa Pio XI asumió como consultor financiero al conocido banquero milanés Bernandino Nogara, quien antes de aceptar el encargo establecería dos condiciones que hasta ahora prevalecen en las inversiones de los activos pontificios: 1. Poder realizar inversiones libres de cualquier consideración religiosa. 2. Libertad de invertir en cualquier parte del mundo. Es así como, desde un inició se dio prioridad a la rentabilidad y la maximización del capital, sin escrúpulos éticos, ni de prevención y control de las situaciones de criminalidad económica.

La primera cuenta corriente personal del IOR- Banco Vaticano, data del 10 de Febrero de 1938 y corresponde a un dinero en efectivo que los cardenales encontraron en los bolsillos del Papa Pio XI, muerto 24 horas antes, y que fue llevado envuelto en una servilleta por Monseñor Ángel Pomata para ser depositado en la administración.

La autonomía en el ordenamiento interno del Vaticano, la personalidad jurídica propia y la responsabilidad completamente separada de la administración de la santa sede, para el IOR- Banco Vaticano; fue idea del Papa Pio XII, que el 27 de Junio de 1942 en plena guerra mundial, vio la necesidad de actuar como una auténtica banca y poder enviar directamente dinero y ayudas a las nunciaturas y delegaciones apostólicas de todo el mundo, sin pasar por los bancos suizos, como se hacia hasta ese momento.

En 1947, el IOR- Banco Vaticano adquirió una flota naval en Génova, incluida una nave petrolera. La naviera vaticana fue símbolo de nepotismo y corrupción pues la actividad era dirigida por el sobrino del Papa Pio XII, el Príncipe Giulio Pacelli, hasta el 1960, cuando fue vendida a un emprendedor francés por una valor de 2,5 millones de liras.

Entre los años 1950 al 58, con el fin de la Segunda Guerra Mundial, el IOR- Banco Vaticano invirtió acciones en la mayor parte de los Bancos Italianos y en numerosas empresas estadounidenses entre las que destacan: General Motor´s, Shell, Gulf Oil, General Electrics, Bethelehen Steel y más adelante en IBM y Trans World Airlines.

El tesoro del Vaticano, en 1952 estaba calculado en 3.500 MM de euros, de los cuales la mayor parte estaban en lingotes de oro.

El tesoro del Vaticano, sin incluir las obras de arte, la capilla sixtina, monumentos y otros tesoros que no se pueden vender; en 1952 estaba calculado en 3.500 MM euros, de los cuales la gran mayoria estaban en lingotes de oro. Esto hacía de la Ciudad-Estado del Vaticano, la segunda potencia mundial más rica del mundo, luego de los Estados Unidos.

En un ejercicio de avalúo realizado en el 2019, que estimaba el incremento inflacionario del valor del oro + 63% y el valor de las acciones de la iglesia, concentradas principalmente en Wallstreet; concluyó que estas riquezas habrían aumentado un 650%.

Te puede interesar: ¿Cuánto cuestan las drogas? Guía para comprender los precios del mercado ilegal de drogas en el mundo

Con 220 parroquias en todo el mundo, el Papa podría ser uno de los mayores terratenientes del planeta.

El documental Dinero Sagrado, de RTVE[1], transmitido en el 2013, explicaba la dificultad de medir las verdaderas dimensiones del tesoro del Vaticano y agregaba que con 220 parroquias en todo el mundo, el Papa podría ser uno de los mayores terratenientes del planeta.

 

Por tomar un ejemplo, en Roma, según lo indicado por Maurizio Turco, el vaticano posee 24.000 propiedades inmobiliarias (fuera de la Ciudad- Estado), que van desde modestos hostales a hoteles 5 estrellas, restaurantes y todo tipo de negocios principalmente en el sector turístico, que generan dividendos anuales de unos 700 millones de euros a la iglesia católica. Esto está muy lejos de la imagen de un vaticano que vive de la venta de souvenires/recuerditos a los viajeros y de las ofrendas de los feligreses.

Si la iglesia católica fuera una corporación, estaría entre las primeras 20 compañías de los Estados Unidos, al nivel de empresas como la General Motors o Apple, entre otras.

En los Estados Unidos, la huella financiera de la iglesia católica es de unos 170 millones de dólares anuales, de los cuales un 57% proviene de sus hospitales, 28% de sus Universidades y menos de un 6% proviene de las parroquias. De este modo, si la iglesia católica fuera una corporación, estaría entre las primeras 20 compañías de los Estados Unidos, al nivel de empresas como la General Motors o Apple, entre otras

 

Por otra parte, se estima que el dinero que los feligreses ofrecen en las colectas de la iglesia, frecuentemente resulta en actos de malversación y corrupción.

Aproximadamente el 85% de las parroquias ha afrontado situaciones de malversación de fondos, muchas de ellas, más de una vez; mientras que el 21% de las diócesis no ha auditado nunca sus parroquias. Es notorio que no hay control de las finanzas en las diócesis y que estas no se rigen por los principios básicos de la buena gestión. 

También se han hecho públicos los diversos casos de sobornos de sacerdotes y obispos que han tratado de ocultar la pedofilia y los abusos sexuales de integrantes del clérigo. Sin embargo, hasta ahora el Vaticano no ha sancionado a nadie por el mal manejo de la situación de pedofilia. Los incidentes de sacerdotes expulsados terminaron aislados separadamente del entramado que le ha protegido, defendido y escondido; y ante el cual, la iglesia aún no ha dado el justo peso y responsabilidad.

Los Vatileaks: escándalos financieros del IOR-Banco Vaticano

Una filtración de información confidencial sobre la Ciudad-Estado que comenzó en el 2012 y que, según muchos, es el motivo detrás de la renuncia del Papa Benedicto XVI, es conocido como Vatileaks.

Con las filtraciones salieron a la luz, entre otras cosas, documentos que exponían las luchas de poder dentro del Vaticano y algunas irregularidades en la gestión financiera del IOR- Banco Vaticano, principalmente en la aplicación de las regulaciones contra la corrupción y el legitimación/lavado de dinero. La figura central de la polémica fue el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado y Ettore Gotti Tedeschi dependiente del IOR- Banco Vaticano.

Entre los documentos que causaron más revuelo, había uno que aludía a un supuesto plan asesino contra el Papa Benedicto XVI, que se implementaría dentro de un año y preludiaría el ascenso al trono papal del cardenal Ángelo Scola.

El 25 de Mayo de 2012, el padre Federico Lombardi, director de la oficina de prensa de la santa sede, anunció que la Gendarmería del Vaticano, la noche anterior, encontró a un hombre en posesión de correspondencia papal confidencial y procedió a su interrogatorio y arresto. El hombre resultó ser Paolo Gabriele, el asistente de habitación o mayordomo del Papa Benedicto XVI, desde el año 2006, y por ende una de las personas más cercanas a él.

El padre Paolo Gabriele fue arrestado inmediatamente bajo el cargo de robo agravado, atribuyéndosele la responsabilidad por la filtración de documentos o “Vatileaks”. Curiosamente, ese mismo día había sido removido Ettore Gotti Tedeschi del IOR- Banco Vaticano, hecho que también llamó la atención.

Los investigadores pronto plantearon dudas sobre si Paolo Gabriele podría ser solo un “chivo expiatorio” del escándalo, mientras que las personas involucradas podrían ser más de veinte.

El 21 de julio de 2012, el Padre Gabriele fue puesto bajo arresto domiciliario y el 13 de agosto del mismo año, se publicó un comunicado de prensa oficial de la santa sede que contenía los resultados de la investigación preliminar y la acusación formal contra Paolo Gabriele, junto a un segundo acusado, Claudio Sciarpelletti, empleado de la Secretaría de Estado.

El 30 de mayo, Benedicto XVI hizo sus primeras declaraciones directas sobre el escándalo al final de la audiencia semanal. El Papa definió la noticia circulada como «exagerada» y dijo que «ofrecían una imagen falsa de la santa sede».

Una segunda ondeada de filtraciones o Vatileaks 2, ocurrió a principios de noviembre de 2015.  Esta vez los investigados y arrestados fueron, Monseñor Lucio Ángel Vallejo Balda, de nacionalidad española, y la empleada laica, Francesca Immacolata Chaouqui, de origen marroquí, ex miembro de la comisión de referencia sobre las actividades económicas de la Santa Sede (COSEA). Esta última, fue apodada por los periódicos como la «papas». El cargo atribuido fue sustracción de información confidencial del Vaticano.

En esta oportunidad los documentos filtrados hacían referencia a la corrupción y malversación en los gastos y el presupuesto económico de la santa sede. Esta información clasificada habría sido revelada a dos periodistas, que seguidamente la publicaron a través de dos libros donde se recopilan datos de registros y documentos no editados del Vaticano.

Los periodistas Gianluigi Nuzzi y Emiliano Fittipaldi, también fueron investigados por la ocultación de información confidencial, pero dado que estos últimos se encontraban en territorio italiano, serían procesados ​​formalmente solo a través de una carta rogatoria. La acusación a los cinco sospechosos provocó una fuerte controversia. El 7 de julio de 2016, el juicio terminó con la absolución de Nicola Maio, de los periodistas Gianluigi Nuzzi y Emiliano Fittipaldi; y las condenas a monseñor Lucio Ángel Vallejo Balda y a Francesca Immacolata Chaouqui; con penas de 18 y 10 meses de prisión respectivamente.

El Padre 500 Euros

miembro de la iglesia católica

Uno de los casos más sonados en los últimos tiempos es el Padre Quinientos Euros, Monseñor Nunzio Scarano, apodado así por su costumbre de llevar billetes de esa denominación en los bolsillos. Este personaje ejercía como contador de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), que en práctica corresponde al Banco Central del Estado Vaticano.

En el 2018, un Tribunal de Apelaciones de Salerno confirmó la confiscación y la fianza preventiva por un valor de 5,5 millones de euros, al sacerdote conocido como «Monseñor 500 euros» o “El Padre 500 Euros”.

En Febrero de 2019, fue sentenciado a tres años de prisión por corrupción y calumnias, a través de una apelación en una corte de Roma[1]. Un año antes, en el 2018, un Tribunal de Apelaciones de Salerno confirmó la confiscación y la fianza preventiva por un valor de 5,5 millones de euros, al sacerdote conocido como «Monseñor 500 euros» o “El Padre 500 Euros”.  Entre las motivaciones de los magistrados para la cuantiosa fianza estaban: peligro social, varios procesos penales en su contra y nivel de vida desproporcionado a los ingresos declarados. Esto último era conducente a la indagación por legitimación/lavado de dinero.

La investigación por usura, crédito abusivo y legitimación/lavado de dinero en Salerno incluía una ronda de donaciones falsas de compañías offshore que había transitando en cuentas del IOR – Banco Vaticano, a nombre de religiosos[1].

En las indagaciones de la Guardia de Finanzas se observó una desproporción evidente entre las fuentes económicas y el salario correspondiente a su empleo como contador; por lo cual se debía verificar el origen y la naturaleza del dinero utilizado por el sacerdote.

A través de una carta rogatoria internacional, lograron obtener de la autoridad judicial Suiza, la documentación bancaria que revelaría la existencia de compañías offshore y el destino de esos ingresos no declarados, elementos claves para el procesamiento de los ilícitos cometidos.

Scarano había intentado ingresar a Suiza a bordo de un avión privado con unos 20 millones de euros en efectivo presuntamente pertenecientes a personajes de Salerno, que probablemente estarían vinculados a la Mafia Italiana. Por esta razón, el monseñor fue encarcelado en junio de 2013, dándose inicio a dos juicios diferentes en su contra en Roma y Salerno; que involucraban hombres del servicio secreto, bolsas llenas de billetes, un agente financiero y el inevitable IOR- Banco Vaticano.

Desde la prisión, Scarano apeló directamente al Papa a través de una carta que decía:

 

«Santo Padre Francisco, nunca he lavado dinero sucio y nunca he robado, siempre he vivido mi ministerio sacerdotal con dignidad, tratando de ayudar a todos los que pidieron ayuda, dado que la providencia fue muy, muy generosa conmigo».

 

Palabras, sin embargo, que no convencieron ni al Papa, ni a los magistrados.

La ruta del dinero K – “Fake News”

La iglesia católica en la política

El director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, tras un reportaje publicado en Colombia en 2019, señaló la historia (desconocida hasta el momento en Italia), de la más grande “fake news” de los últimos tiempos.

“Los documentos presentados como prueba son falsos.
El IOR se reserva la facultad de emprender acciones legales”

El comunicado oficial decía: “Luego de verificar con las autoridades competentes, puedo afirmar que ninguna de las personas mencionadas en el artículo de El Expediente ha tenido jamás una cuenta bancaria en el IOR- Banco Vaticano, ni la tiene actualmente, ni tiene firma de delegación en cuentas a terceros, ni tendría – bajo las bases de las nuevas normas adoptadas por el Instituto – algún título para acceder a alguna operación en él. Los documentos presentados como prueba son falsos. El IOR se reserva la facultad de emprender acciones legales”. 

Según el reportaje, la denominada “ruta del dinero k” habría iniciado a través de un acuerdo entre la ex presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner y su paisano el Papa Jorge Mario Bergoglio.

El periódico colombiano “El Expediente” afirmaba que, además del ex presidente Juan Manuel Santos, también tendrían dinero oculto en el Banco Vaticano, Cristina Fernández, Lula Da Silva, Evo Morales, Rafael Correa, Raúl Castro, Daniel Ortega y Nicolás Maduro.

Entre las supuestas pruebas de las operaciones se presentaba un documento de depósito del mismo “banco vaticano” que contenía algunos errores banales. Por ejemplo: en una de sus columnas el módulo pide el “numero banconote” (es decir, el “número de los billetes”, en idioma italiano), pero el autor del documento confunde ese apartado con el espacio donde colocar el número de cuenta en el instituto vaticano (001-3-16764). Un muy básico error que difícilmente sería cometido por un funcionario del IOR- Banco Vaticano porque simplemente anularía la operación.

Luego, a través de Twitter, diversos usuarios publicaron supuestas cartas del mismo IOR- Banco Vaticano escritas en español y que hacen referencia a una “tasa de interés del 9 % anual”. Cualquier cliente de ese instituto sabe que sus comunicaciones son todas en italiano y que, por su naturaleza, ese ente no ofrece rendimientos, ni tasas de interés. Es un instituto de depósito que no tiene servicio en cuentas de cheques, ni maneja carteras de inversión, ni da préstamos. 

El vocero del vaticano no tardó en calificar como falsos los documentos exhibidos y anticipó acciones legales contra “El Expediente”. Aunque, esta declaración,  paradójicamente alimentó el círculo de sospechas ya que, para algunos internautas, la desmentida demuestra que hay algo oculto. Siendo así las cosas, se reducen las posibilidades reales de conocer la verdad, pues para los amantes de las teorías conspirativas, cualquier aclaración está destinada a esconder algo.  

Para concluir, cito las palabras del Pontífice en su homilía el 11 de Noviembre 2013 cuando decía:

«Y nosotros debemos decirnos pecadores, sí, ¡todos, aquí, eh!, todos lo somos. Corruptos, no. El corrupto está fijo en un estado de suficiencia, no sabe qué cosa es la humildad. […]  Y un cristiano que se vanagloria de ser cristiano, pero que no hace vida de cristiano, es uno de estos corruptos. […] Todos conocemos a alguien que está en esta situación, ¡y cuánto mal hacen a la Iglesia! Porque no viven en el espíritu del Evangelio, sino en el espíritu de la mundanidad». 

Papa Francisco.

Recomendamos:

 

Documental: Dinero Sagrado RTVE Español 

https://www.youtube.com/watch?v=LQy8AJCdoZE

Libro: Paradiso Ior: La Banca Vaticana tra criminalità finanziaria, politica e riciclaggio di denaro.  

https://www.amazon.it/Paradiso-vaticana-criminalit%C3%A0-finanziaria-politica/dp/8876159746/ref=tmm_pap_swatch_0?_encoding=UTF8&qid=&sr=